Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los servicios de Salud Mental y Pediatría de Riaño se derivarán a Mieres en agosto

La medida es temporal y viene motivada por las obras de mejora que se están acometiendo en el complejo asistencial del valle del Nalón

Una panorámica del hospital Valle del Nalón.

Una panorámica del hospital Valle del Nalón. FERNANDO GEIJO

Las unidades de Salud Mental y de Pediatría del hospital Valle del Nalón se trasladarán de forma provisional al Álvarez-Buylla de Mieres durante el mes de agosto. El cambio de ubicación viene motivado por las mejoras que se están acometiendo en el complejo sanitario de Riaño y que obligan a desplazar ambos servicios. De forma paralela, los centros hospitalarios de las comarcas mineras ya han comenzado a programar el cierre temporal de plantas durante el verano como consecuencia del descenso de la actividad quirúrgica y del volumen de ingresos.

El plan de mejoras iniciado en el hospital de Langreo tiene por objeto potenciar el bienestar y la seguridad de los pacientes y adaptar el funcionamiento del centro a las recomendaciones de la Joint Commission. Se trata de la organización con más experiencia en acreditación sanitaria en todo el mundo y su sello es uno de los más exigentes. Es una entidad externa auditora, colaboradora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que examina todo lo que tiene que ver con calidad y seguridad del paciente. De los 480 hospitales que hay en España, sólo hay ocho acreditados y únicamente uno de ellos, el Hospital de Riaño, es de gestión pública.

Las obras que se están acometiendo se centran en la remodelación de los baños, la instalación de suelos antideslizantes, la mejora del aislamiento de las ventanas y la renovación del sistema de detección de incendios para conectarlo con la línea de centralita. "Estamos cumpliendo las recomendaciones de la Joint Commission y aprovechando para realizar labores de mantenimiento que son habituales en un hospital. Es algo planificado desde hace meses", indicó Tácito Suárez, gerente del área sanitaria VIII, que añadió: "En otras plantas se ha hecho sin trasladar el servicio, pero en Salud Mental, por las condiciones especiales de la habitaciones, y Pediatría, por todo el tema de partos, va a ser preciso desplazar la actividad a otro hospital, en este caso el de Mieres, para desarrollar las obras". La previsión es que Salud Mental esté en fuera del 1 al 15 de agosto, mientras que el servicio de Pediatría estará derivado de 15 al 30 de agosto. "Se trata de fechas aproximadas que incluso podían adelantarse. Todo depende la evolución actual de las obras", precisó Suárez.

El hospital Álvarez-Buylla de Mieres tiene previsto cerrar una planta durante el verano ante la baja ocupación que se está registrando en el centro. Fuentes de la gerencia del área señalaron a este diario que además de la planta que habitualmente ya está cerrada durante el año, el hospital mierense cerrará otra durante el mes de agosto. En todo caso, de permanecer la baja ocupación que tiene el centro sanitario mierense, la clausura de camas podría adelantarse a la última semana de julio. "Iremos viendo la evolución de la ocupación, y en función de como se vaya desarrollando se cerrará antes o después", valoraron desde la gerencia.

Actualmente, el hospital de Mieres apenas llega a un cincuenta por ciento de ocupación de las camas. De las casi 230 plazas que tiene el centro, a día de ayer eran 110 las ocupadas por pacientes. Una semana antes, la cifra era incluso menor y se situaba por debajo del centenar. De esta forma, la gerencia entiende que durante el periodo de verano, se puede cerrar una planta. En todo caso, explicaron, en el caso de que fuera necesario reabrirla por cualquier motivo puede hacerse de forma inmediata.

Compartir el artículo

stats