Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hospital reabre la planta cerrada ante el alto número de ingresos en urgencias

El complejo hospitalario de Riaño habilitó las camas a lo largo de la mañana, tras una guardia en la que fueron atendidos 145 pacientes

El Hospital Valle del Nalón se vio obligado ayer por la mañana a abrir la planta que estaba cerrada ante el alto número de pacientes pendientes de ingreso en hospitalización que estaban pendientes de cama. La guardia anterior se habían registrado 145 urgencias. Treinta boxes estaban ocupados y se llegaron a acumular 22 pacientes en Urgencias, algunos de ellos en pasillos, esperando por una cama libre para quedar ingresados en el complejo hospitalario de Riaño.

A primera hora de la tarde, la planta cerrada estaba abierta y el hospital estaba lleno. Representantes de los trabajadores del centro reclaman a la gerencia del área sanitaria VIII, que abarca el valle del Nalón, más agilidad para descongestionar el servicio de Urgencias cuando se producen estas situaciones, habilitando las camas que no están disponibles. Aseguraron que ayer al mediodía doce pacientes esperaban aún en el área de urgencias para ser ingresados tras una noche en la que acudieron muchos pacientes al centro.

El gerente del complejo hospitalario, Tácito Suárez, destacó el alto número de ingresos, que representa "el mayor número registrado en la historia del centro" en una guardia. Indicó asimismo que "se abrió la planta que estaba cerrada" para realizar los ingresos.

La habilitación de esas camas que no estaban disponibles estaba prevista, indicó Suárez, para la primera quincena de enero. Es entonces, señaló, cuando "está previsto el pico de gripe". Pero finalmente la planta fue abierta "tres semanas antes". "No tenemos el pico de gripe y el hospital está lleno", indicó el gerente del área sanitaria del valle del Nalón. Gran parte de los pacientes que están siendo atendidos estos días en el servicio de Urgencias acuden con patologías como consecuencia de los cambios de temperatura en un área sanitaria con un alto porcentaje de personas mayores.

Suárez recalcó tanto que "cuando ha sido necesario abrir la planta cerrada lo hemos hecho" como que ayer el hospital tenía todas las camas ocupadas. Aludió también a que existe una planificación asistencial estacional, como fija una proposición no de ley aprobada en la Junta General.

El pasado mes de septiembre, la organización Facua-Consumidores en Acción reclamó al Gobierno regional que promoviese "soluciones urgentes" ante la "saturación" sufrida en el servicio de Urgencias del hospital. Una situación que negó la Consejería de Sanidad, al asegurar que el servicio de Urgencias "no sufrió en algún momento colapso alguno" y que "tiene unos tiempos de respuesta acordes con los de los hospitales de su tamaño y nivel de complejidad".

El complejo hospitalario completará la renovación de todos sus equipos de radiología con la adquisición de un nuevo mamógrafo, que entrará en servicio a principios de 2018. El aparato se sumará a los ecógrafos en servicio; al nuevo equipo de tomografía axial computarizada (TAC), en marcha desde agosto; y a la nueva máquina de resonancia magnética.

Compartir el artículo

stats