Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hospital de Mieres quiere recuperar el programa de médicos residentes, el MIR

La dirección del área sanitaria trabaja para que el Ministerio revise los criterios para poder recibir estudiantes, pese a no llegar a los 500 partos

El residente José Arturo Rivera, con Ramón Rodríguez, jefe de Urgencias, en el hospital de Mieres. J. R. SILVEIRA

El pasado año, el Hospital Álvarez-Buylla de Mieres se llevaba un serio varapalo al quedar excluido de los programas de formación para los médicos internos residentes (MIR) por no cumplir uno de los requisitos establecidos por el Ministerio de Sanidad. Sin embargo, desde entonces, tanto desde la propia área sanitaria VII como desde el Principado se está trabajando para tratar de recuperar la formación de Medicina de Familia y Comunitaria, al entender que no llegar a un número mínimo de partos no es óbice para que se pueda desarrollar este programa en el hospital mierense.

Las fuentes consultadas por este diario explicaron que se está trabajando para tratar de que el Ministerio de Sanidad dé marcha atrás y pueda reconducir la situación. "Esperamos que realmente haya flexibilidad y poder seguir estando acreditados como centro docente", señalaron los portavoces sanitarios consultados. A día de hoy, en el Álvarez-Buylla de Mieres solamente quedan adscritos tres residentes, todos de último año, que acabarían el programa en el mes de mayo. Desde ese mismo momento, el Hospital Álvarez-Buylla, el segundo más moderno de Asturias tras el HUCA, dejaría de recibir residentes de Medicina de Familia y Comunitaria, y solamente podrían formarse residentes de Salud Mental.

"Todo depende del Ministerio de Sanidad, y lo que estamos haciendo es intentar en la medida de lo posible que se revisen los criterios para poder recuperar la docencia para nuestro hospital", señalaron fuentes sanitarias, que explicaron que "estas unidades docentes están acreditadas por un sistema europeo, y son muy rígidos, porque los indicadores son números absolutos. Y si no llegas a uno, pues estás fuera".

El único problema con el que se ha encontrado el Hospital Vital Álvarez-Buylla de Mieres ha sido el número de partos. Para estar acreditados como centro docente para Medicina de Familia se requieren un mínimo de 500 partos anuales, cifra a la que no llega el equipamiento de Nuevo Santullano. "El año pasado estuvimos en algo más de 300, y hemos subido porque vienen mujeres de fuera a dar a luz aquí", señalaron los responsables del área VII, que reconocen que, aún así, el medio millar queda aún lejano.

Paradójicamente, y aunque el hospital no sea un centro docente, hay médicos internos residentes que hacen rotaciones en el Álvarez-Buylla, y que podrán seguir haciéndolas. "Eso lo permiten, no impide que seamos colaboradores de otras áreas, para que un residente que lo solicite de forma acreditada pueda rotar por aquí", explicaron desde Sanidad. Y concluyeron con un dato revelador: si bien el problema para no estar acreditados está en el número de partos, el servicio de ginecología del hospital de Mieres es un servicio de referencia en toda Asturias y el que más residentes recibe de otras áreas".

Compartir el artículo

stats