Dicen que quien se rinde, no gana. Parece el dicho perfecto para Mayte Montes. Fue premiada como "Emprendedora de Langreo" 2017, tras abrir un gimnasio especialmente orientado a las mujeres y a las mamás recientes. Pero una obra mal ejecutada causó graves daños en el local. Ha decidido retomar su proyecto Vive Wellness, que contaba con un centenar de socios, en un nuevo espacio de Sama.

Mayte Montes había puesto su gimnasio en marcha tras mucho trabajo: "Llevo trabajando toda mi vida como monitora por cuenta ajena, y por fin decidí dar el paso para cumplir mi sueño de trabajar por cuenta propia e iniciar un proyecto que realmente me ilusionara".

De sueño a pesadilla. El pasado mes de enero, descubrió que una obra mal ejecutada en una terraza de la comunidad había inundado el local. "Me dejó a cero", lamentó la emprendedora. Desde ahí, ha vuelto a empezar.