Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La última huella del franquismo en Mieres

El Ayuntamiento planteó retirar la placa con el yugo y las flechas de los pisos del Patronato de San José, pero los vecinos se oponen

Francisco Franco, en el balcón del Ayuntamiento en 1951, durante la visita que hizo a la ciudad para recoger la medalla de oro del concejo. TVE

La Corporación mierense, con la abstención del PP, acordó en el último Pleno municipal retirar a Francisco Franco la medalla de oro del concejo que le fue concedida el 7 de diciembre de 1951. Con este acuerdo el Ayuntamiento reafirma el compromiso que adquirió hace ya tres lustros, antes de la aprobación de la Ley de Memoria Histórica (2007), para retirar simbología franquista y borrar vínculos que mantuvieran unido al municipio con la dictadura. La localización de la fosa común del pozo Fortuna y su transformación en centro de interpretación de la represión inició un proceso que, en líneas generales, ha logrado sus objetivos.

No obstante, los esfuerzos municipales han resultado infructuosos en un caso concreto. En la ciudad aún queda un último vestigio de la ideografía franquista. Se trata de una enorme placa de la antigua Delegación Nacional del Sindicato que luce en las viviendas del Patronato de San José, en la calle Ramón Pérez de Ayala, y en la que se observa el inconfundible yugo con flechas que adoptó el movimiento falangista como seña de identidad. Los vecinos se oponen a su retirada.

Dimas Martínez fue concejal de Obras entre 2003 y 2007 y uno de los impulsores de las primeras iniciativas para romper con los referentes estéticos de la dictadura. De hecho, ha sido él quien ahora propuso al Ayuntamiento la retirada a Franco de la medalla que se le concedió en 1951 y que el propio dictador recogió en mano durante una visita a la ciudad. "Se han hecho muchos avances y uno de los más significativos fue eliminar la enorme pintada que había en el fuerte que se encuentra frente al Consistorio con el nombre de Franco". Sorprendentemente, esta inscripción permaneció en esta céntrica ubicación casi 60 años, ya que no fue eliminada hasta 2004: "Tuvimos que picar la pared para poder borrar la pintura, que estaba parcialmente tapada por la hiedra", explica Martínez.

La citada pintada se hizo con motivo de la visita que Franco realizó a Mieres a finales de 1951 para recoger las medalla de oro del concejo. El dictador paseó por las calles de la ciudad, como se puede ver en una vieja grabación de TVE. Frente al Ayuntamiento se hizo una gran pintada que era perfectamente visible desde el balcón al que el dictador se asomó para saludar a la muchedumbre. De Mieres se marchó con una medalla de oro valorada entonces en 15.700 pesetas, cantidad que, según las tablas del Banco de España, equivaldría hoy a más de 30.000 euros. Suprimida la distinción, queda ahora recuperar la joya que simbolizó el retirado honor.

Y es que romper con el franquismo por completo tiene sus dificultades. El último símbolo de la dictadura que aún puede verse en la ciudad luce en la fachada de las viviendas del Patronato de San José, construidas en 1950. El Ayuntamiento pidió autorización los vecinos en 2005 para retirar la placa, de unos tres metros de ancho, pero se encontró con la negativa de la comunidad. "Les dijimos que correríamos con todo los gastos y que se haría como ellos quisieran, pero un grupo de vecinos se negó sin más", lamenta Martínez.

Compartir el artículo

stats