Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Director general del grupo Mastech, nuevo socio de la asturiana KPS

Jackie Ip: "No vamos a limitarnos a España o Europa, queremos vender desde Morcín a todo el mundo"

"La creación de KPS Euman nos - permitirá crecer a ambos; es como un matrimonio, juntos somos más fuertes"

Jackie Ip, en el almacén de KPS Euman en Argame. FERNANDO GEIJO

Espera trabajando en su despacho de la primera planta de la nave que KPS tiene en Morcín. Jackie Ip (Hong Kong, 1985) es el director general del grupo Mastech y un ciudadano del mundo. Vive a caballo entre Taiwán, California, Hong Kong y, ahora, Argame. El jueves participó en la inauguración de un proyecto que definió como emocionante, "KPS Euman", la unión de la empresa asturiana con el grupo Mastech, líder del sector de aparatos eléctricos en Asia. Su sintonía con José María García, director general de KPS, es evidente. Con una mentalidad occidental, casado con Nikki Chen, su novia de toda la vida, Ip tuvo que hacerse cargo del negocio familiar muy joven. Con él, que estudió en Los Ángeles y tiene nacionalidad estadounidense, comenzó la expansión internacional de Mastech, cuya última aventura les ha traído a Morcín.

-¿Cómo se siente después de unos días en Asturias y de la presentación del proyecto con KPS?

-Estoy realmente emocionado por este nuevo proyecto porque creo que estamos haciendo algo que nadie ha hecho antes, especialmente desde Asia. Empezar nuevos proyectos de fabricación que se hacían en Asia y traerlos a Europa es algo que no se ha hecho antes, y estoy contento porque pienso que va a ser un acuerdo exitoso.

-¿Cuál fue el origen de la unión entre el grupo Mastech y KPS?

-Nos conocemos desde hace bastante tiempo y en una reunión en Taiwán, José María (García, el Director General de KPS) y yo hablamos de abordar un proyecto conjunto para llevar adelante nuevos productos para su compañía. Hablamos mucho, y entendí que José María y yo pensamos en la misma línea, nuestras mentes apuntaban en una misma dirección. Cuanto más hablábamos, más puntos en común encontrábamos. Y finalmente, decidimos abordar KPS Euman. Pero ya trabajábamos antes juntos. Ha sido una evolución natural de encontrar dos empresas, dos personas, que pensaban en la misma dirección. Es como cuando tienes un amigo y sabes lo que piensa antes de que te lo cuenta.

-¿Qué valor añadido supone para el grupo Mastech esta unión con KPS?

-Nosotros somos uno de los mayores grupos del mundo en producción de instrumentación eléctrica, pero es cierto que somos mucho más conocidos en la parte asiática. KPS Euman será un punto importante para introducirnos en el mercado español y europeo, y pensamos que podemos arraigar el países desarrollados de América y Europa. Esto nos permitirá crecer con nuestra marca a nivel de producción y a nivel de marketing. Es como un matrimonio, juntos somos más fuertes.

-Para el gran público, el grupo Mastech seguramente sea desconocido. ¿Cómo presentaría su compañía?

-Mastech Group fue fundada en 1987 en Hong Kong por mi padre, Kai-Yin Ip, que es el presidente de la compañía. Desde 1998 tenemos nuestra propia fábrica en el sur de China, desde donde producimos. En 2011, firmamos un acuerdo con Taiwán, y luego también tenemos otro centro de producción California, que estamos ampliando. Ahora mismo tenemos unos 700 empleados en todo el mundo. La facturación anual de Mastech es de 60 millones de euros al año.

-La nueva empresa KPS Euman entra en un mercado muy competitivo como es el eléctrico y el electrónico. ¿Cuáles son sus expectativas de crecimiento?

-En cinco años deseamos y esperamos estar facturando unos 15 millones de euros con KPS Euman en Europa, vendiendo productos en todo el mundo. No queremos limitarnos a España, o a Europa, esperamos desde Morcín vender productos a todo el planeta. Creo que usando nuestras líneas estratégicas, nuestros propios clientes pueden llevar el nombre de KPS Euman por el mundo. También estamos invirtiendo mucho dinero en los departamentos de I+D, para mejorar nuestras tecnologías.

-Tanto a nivel empresarial como laboral, las culturas asiática y europea están alejadas. ¿Cómo se va a llevar la nueva compañía?

-Mi sensación es que no hay que llevarlo a lo local, sino que estamos desarrollando una estrategia global. De esta forma, tenemos una corporación global. Obviamente, en cada centro de trabajo se trabajará de la forma en la que se trabaja en el país. Intentar imponer un estilo de trabajo en otro lugar del mundo, por ejemplo, trabajar en California como en Hong Kong, creo que no funcionaría. Por lo tanto, tenemos una estrategia empresarial global, pero siempre respetando cada grupo local y cada forma de trabajar de los países en los que nos implantemos.

-¿Está pensando el grupo Mastech en abordar nuevos proyectos junto al grupo KPS en Asturias?

-Día a día (sonríe). Este es el primer paso de un largo camino.

-¿Cuáles son sus deseos para la planta de Morcín?

-El pasado jueves abrimos una planta productiva, que todavía está creciendo. Esperamos que al final de este año ya se comience a fabricar con la rapidez y la eficacia que ahora se está haciendo en nuestras factorías asiáticas. Ese es mi gran deseo para la factoría KPS a corto plazo.

Compartir el artículo

stats