09 de julio de 2018
09.07.2018
 

San Cristóbal, no sin su corderada

Los vecinos de Cenera celebran sus fiestas patronales con un gran asado a la estaca y hoy elegirán a su "Abuelo del año"

09.07.2018 | 03:08
Manuel Morán asa unos corderos.

Si el sábado tocaba a ciclistas de toda Asturias sudar la gota gorda con su bicicleta, ayer fue a los vecinos de Cenera a los que les tocó recuperar el aliento con una gran corderada que dejaron un año más en manos del veterano Manuel Morán: "Llevo 54 años asando corderos", reconocía mientras preparaba unos criollos. Y matizaba: "Empecé con 15 años acompañando a los asadores y, ahora, que estoy jubilado, es a lo que me dedico por el verano".

Sin embargo, los jóvenes ya no parecen interesarse por este oficio, lo que puede provocar la desaparición de una de las tradiciones gastronómicas asturianas por antonomasia: "Mi hijo no quiere aprender a asarlos, así que no sé en qué va a quedar la corderada de las fiestas populares asturianas", explicaba.

Un futuro incierto

Alejados del abrasador fuego que Morán llevaba toda la mañana atizando para asar los corderos y probablemente también lejos de las preocupaciones que rondaban la cabeza del asador, los invitados disfrutaban de la sesión vermú con bollos preñaos y sidra a pocos minutos de empezar a degustar el verdadero manjar.

Pepín Álvarez, presidente de la Asociación "Por una Cenera Mejor", hablaba con otros miembros de la asociación y lamentaba que las fiestas ya no estuviesen tan concurridas como antes "por los impedimentos, porque solo queda gente mayor y porque los jóvenes prefieren la fiesta de la noche a la de la mañana". José Antonio Fernández "Toño", natural de Cenera, reconocía que "las fiestas eran grandes y ahora ya queda poca cosa".

Pero que este año hubiese menos gente no era motivo suficiente para desaprovechar un día de sol en compañía de vecinos y familiares en Cenera. Con pelo azul y una sonrisa de oreja a oreja, Andrea Fernández celebraba las fiestas de su pueblo con su hija, que miraba desde la sillita todo el follón, tratando de no perderse ningún detalle. Aunque reconocía que este año había menos gente, ella no podía faltar: "Tengo 32 años, soy de Cenera, he venido toda la vida y ahora, vengo con mi hija".

Con Morán asando cordero, el sol y la brisa del valle acompañando la celebración y la tradición asturiana del Museo Costumbrista Benjamín Pumarada como bandera del pueblo, los vecinos de Cenera celebraron un año más sus fiestas patronales y guardaron fuerzas para acudir hoy al evento más importante: el nombramiento del "Abuelo del año" de Cenera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine