Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las minas, ante el reto de la supervivencia

UGT organizará protestas si el Gobierno mantiene el cierre de pozos y de térmicas

Responsables de minería y energía se reúnen en Madrid para pactar un calendario de acciones y piden a Pedro Sánchez "gestos" de apoyo

Una concentración de trabajadores de Astur Leonesa en la mina de Cerredo.

Una concentración de trabajadores de Astur Leonesa en la mina de Cerredo. DEMELSA ÁLVAREZ

Los sindicatos mineros van a plantar batalla al cierre de las minas y de las centrales térmicas, y preparan ya las movilizaciones. Y para ese fin, los responsables de los sectores energético y de la minería de UGT-FICA (Federación en la que está adscrita el SOMA) mantuvieron un encuentro en Madrid "para coordinar futuras movilizaciones".

El sindicato minero, en la línea con lo manifestado en Asturias por el SOMA, defiende la necesidad de un pacto de estado por la Energía como salida a la complicada situación del sector del carbón y de las térmicas. Entienden que este documento debe ser "sostenible, creíble y consensuado, y que garantice una Transición Energética justa con el empleo y con el suministro de energía en el país".

Desde UGT-FICA se esperan gestos del Gobierno de Pedro Sánchez, apoyado explícitamente en su camino hacia la secretaría general del PSOE por el sector de la minería. "Esperamos que sean sensibles a las demandas del sector y sus trabajadores", apuntó Fernández, que agregó que de no ser así, habrá consecuencias. "Desde el sindicato se va a iniciar un proceso asambleas con los trabajadores de las principales empresas del sector energético español, incluidas las contratas y subcontratas de las centrales térmicas y no se descartan futuras movilizaciones".

En el encuentro de Madrid participaron los secretarios generales de las secciones sindicales de UGT-FICA del Sector de la Energía, junto a Andrés Muñoz, secretario del Sector Energético, y Víctor Fernández, secretario del Sector de la Minería de UGT-FICA Estatal para poner en común las necesidades y analizar la problemática actual del sector ante el anuncio por parte del Gobierno de iniciar un proceso de transición energética en España. Todo ello, tras aplazarse el encuentro que los sindicatos mineros tenían previsto mantener esta misma semana con los responsables del Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y las Comarcas Mineras (IRMC).

Los portavoces de UGT-FICA señalaron que "no se van a permitir decisiones unilaterales ni partidistas respecto a la producción energética en España". Además, defendieron "la necesidad de llegar a un pacto de estado por la Energía, sostenible, creíble y consensuado". Un acuerdo, que a su juicio debe de ser "riguroso a la hora de contemplar y actuar sobre el escenario energético potenciando un mix eficiente de generación, que aporte seguridad en el suministro de energía y para ello todas las energías deben tener su presencia". Subrayan, además, que en ese pacto y ese mix energético del carbón deben estar incluido tanto "el carbón", como la energía "de origen nuclear".

Para el sindicato, "la Transición debe ser justa medioambiental y laboralmente hablando, lo que incluye el mantenimiento de los puestos de trabajo y contemplar un plan específico para el empleo y la industrialización de las comarcas mineras". Y señalan que "no tendría sentido que una transición de modelo productivo que pretende ser justo y sostenible creara auténticos desiertos industriales, como nos hace sospechar la ausencia de planes que en este sentido ha mostrado el Gobierno".

Víctor Fernández señaló que desde UGT se defiende "el mantenimiento de la actividad de las plantas y de los puestos de trabajo; el futuro de los pueblos y las comarcas que, sin las centrales térmicas, están abocados al empobrecimiento y la despoblación". Una visión que no parece, al menos hasta ahora y por sus declaraciones, compartir la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera.

Compartir el artículo

stats