El verano no acabe de hacer subir las temperaturas y una consecuencia de ello es que el comercio está viendo caer las ventas. Hasta 18 establecimientos del concejo de Mieres inician hoy las segundas rebajas tras haber llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento para instalar expositores en la vía pública con el objeto de atraer a la clientela.

"No ha parado de llover y las tiendas están ahogadas de mercancía", señalan los portavoces del sector. Las previsiones meteorológicas apuntan a a que hoy el día será por fin veraniego, con sol y altas temperaturas. El comercio local espera poder aprovechar la jornada para dar salida a parte del stock de temporada acumulado el inicio del húmedo verano. "El resto de la semana se espera de nuevo tiempo bastante revuelto", lamentan los profesionales.

La Unión de Comerciantes inicio a principios de mes su campaña veraniega de rebajas, con la acostumbrada reducción de precios para incentivar el venta. Sin embargo, este año los resultados han estado lejos de ser lo esperado. Así, el sector ha conseguido que el Ayuntamiento autorice que hoy se saque a la calle la abundante mercancía que no se ha vendido. "Los clientes suelen sentirse más cómodos cuando pueden ver las prendas sin tener que entrar en las tiendas", explican los responsables de la Unión de Comerciantes.

La temporada está lejos de ser buena para el comercio local. Son varios los problemas que afectan al sector. La Unión de Comerciantes del Principado de Asturias, por ejemplo, ha lanzado la campaña "Eres legal. Compra legal", a la que se han sumado las asociaciones de comerciantes de las grandes ciudades asturianas, entre ellas Mieres. El objetivo es concienciar sobre el perjuicio que supone para el comercio local que los consumidores opten por adquirir mercancías que se venden ilegalmente. Los comerciantes demandan una "mejora en el proceso de inspección", ya que, afirman, "los puestos de los mercadillos tienen el visto bueno del Ayuntamiento, pero no hay ningún control sobre la mercancía que en ellos se vende".