Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Adif incumple los plazos para instalar las vías en el tramo soterrado de Langreo

El anterior equipo del organismo ferroviario fijó para marzo la licitación de la obra para que los trenes circulen por el túnel y su inicio en agosto

Un tren circula a la altura de la estación de Feve de Sama, que dejará de utilizarse cuando los convoyes vayan por el túnel.

Un tren circula a la altura de la estación de Feve de Sama, que dejará de utilizarse cuando los convoyes vayan por el túnel. FERNANDO GEIJO

El calendario fijado hace menos de un año para acometer las obras que restan para que los trenes puedan circular por el tramo soterrado de Langreo ha quedado desfasado. La licitación de la obra de instalación de las vías, la catenaria y la señalización estaba prevista para el pasado mes de marzo y el inicio de los trabajos para agosto. Ninguno de los dos plazos se cumplirá ya que a pocos días para que se inicie el mes en el que se proyecto que estuviesen trabajando las máquinas en el túnel de la antigua línea de Feve aún no se ha abierto el procedimiento para adjudicar la obra.

Ese calendario fue trasladado por el anterior presidente del Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), Juan Bravo (PP), en septiembre de 2017, durante una visita a la zona. Marzo del próximo año era el plazo estimado para que los convoyes de la línea Gijón-Laviana pudiesen circular en pruebas por el tramo soterrado. No se concretaba entonces una fecha para la apertura definitiva del servicio dado que dependería del tiempo que precisase la agencia de seguridad ferroviaria para verificar que se cumplen todas las condiciones.

El presupuesto de las obras de la denominada superestructura ferroviaria asciende a 20,5 millones de euros. El Adif abrió a finales de mayo, antes del cambio de gobierno, el periodo de información pública del listado de bienes afectados por las obras. Expropiará 2.599 metros cuadrados y ocupará de forma temporal otros 8.923 metros cuadrados. Al proyecto de colocación de las vías, la electrificación y la señalización, que tiene un coste de 15.123.409 euros, se le unirán los trabajos de las instalaciones de seguridad y telecomunicaciones, que costarán 5,4 millones de euros. El proyecto se desarrollará en un tramo de 3.226 metros de la línea Gijón-Laviana, con la instalación de vía en placa en el tramo de falso túnel y sus rampas de acceso, la adecuación de la plataforma y la instalación de vía en balasto en los tramos a cielo abierto. En cuanto a la electrificación, se instalará catenaria rígida en el tramo soterrado y catenaria convencional en las zonas a cielo abierto.

El Ayuntamiento de Langreo ha solicitado al Adif dos modificaciones del proyecto. Tras analizar detenidamente el proyecto remitido por el organismo dependiente del Ministerio de Fomento, los servicios técnicos municipales han detectado dos "puntos conflictivos", proponiendo soluciones que "no cercenen el desarrollo urbanístico y cumplan la normativa", refleja el informe. Los cambios solicitados afectarían a la zona en la que se ubica el paso a nivel de Lláscares y a las proximidades de la nave de Metalsa, en Valnalón.

Una vez se ejecute esta segunda fase de las obras quedará un último bloque de trabajos. Se centrará en la urbanización de los terrenos liberados con el soterramiento de las vías de la antigua Feve. Esta actuación será ejecutada por el Principado, que ya presentó un diseño preliminar en el Consistorio del futuro bulevar, que incluiría carriles bici y zonas ajardinadas. También se diseñaron rotondas en las proximidades del cuartel, en Langreo Centro y en el entronque de Melquíades Álvarez con la calle Francisco Ferrer. La Consejería de Infraestructuras, que fue la encargada de ejecutar la obra civil, acometerá también una reforma interior del barrio de El Puente.

Compartir el artículo

stats