Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cantera de escaladores en Laviana

El rocódromo de Coto Musel, que cuenta con unos 80 socios, recibió ayer a los niños del concejo para mostrarles los deportes de montaña

Varios de los niños participantes en la visita al centro de escalada de Coto Musel.

Varios de los niños participantes en la visita al centro de escalada de Coto Musel. FERNANDO RODRÍGUEZ

Dos años y medio lleva abierto el Cemtarme, el Centro Municipal de Tecnificación y Alto Rendimiento de Deportes de Montaña y Escalada en Laviana. O como es más conocido: el rocódromo de Coto Musel. Un centro que se ha convertido en todo un punto de encuentro para los aficionados a la escalda de toda Asturias, y que en la actualidad cuenta con alrededor de 80 socios permanentes. "El grueso es gente de la zona, pero vienen personas de toda la región", expuso Roberto Morán, del Club Deportivo Coto Musel, el colectivo que se ha formado con el objetivo de gestionar y aprovechar las instalaciones.

El rocódromo de Coto Musel cuenta con socios de Gijón, Lena, Lieres, Villaviciosa, Oviedo, Mieres... "Es un espacio abierto a todos los aficionados, y ya es punto de encuentro para los que nos gustan este tipo de actividades", señaló Morán. Abierto a finales de 2015, el centro aprovecha el edificio de las antiguas minas de Coto Musel que se rehabilitó en 2010, con el objetivo de poner en marcha un ecomuseo sobre las minas de montaña, un proyecto que no salió adelante.

La historia de las minas no fructificó, pero sí el de la escalada y los deportes de montaña. Los aficionados se encargaron de construir los itinerarios de escalada del rocódromo, y diseñaron los vestuarios y de instalar el sistema de control de entrada y salida del recinto. Los precios para ser socio del rocódromo son de 10 euros al mes, o de 100 euros al año. Uno de los objetivos del centro es, además de ser un referente en el deporte de la escalada, difundir y hacer cantera entre los más pequeños. Precisamente con este objetivo ayer jueves y hoy viernes se celebra, en el marco del programa de actividades "Verano joven Laviana", unas visitas de los chavales al centro, donde pueden probar a hacer escalada e iniciarse en este deporte, cada vez más practicado y con más aficionados. Una actividad que contó con buena aceptación y que ayudó a los más jóvenes a conocer un poco mejor los deportes que se pueden practicar en la montaña.

En un principio, fueron varias asociaciones de deportes de montaña las que, junto con el Ayuntamiento de Laviana, tomaron la iniciativa de aprovechar el edificio de Coto Musel, cuya rehabilitación (junto con la de varios elementos de su entorno) había costado cerca de 600.000 euros. Los integrantes de estos colectivos acabaron formando el Club Deportivo Coto Musel. El interior del inmueble alberga ahora un completo rocódromo, con paneles con inclinaciones que van desde los 5 a los 50 grados. En enero de este año, además, acogió su primer encuentro de escaladores, una cita para la cual se renovaron itinerarios y zonas de escalada.

Compartir el artículo

stats