Fue un ladrón de calderilla, pero salió muy caro. La Guardia Civil ha imputado a J. R. G. M., lenense con numerosos antecedentes, tres robos en sendos establecimientos del centro de Pola de Lena. Lo hizo en un plazo de quince días, entre el 5 y el 19 de julio, y el botín no fue cuantioso: en total, se llevó 318 euros. Eso sí, para acceder a los establecimientos forzó las puertas y destrozó mobiliario. Causó daños valorados en miles de euros. La oleada de robos generó mucha alarma entre los vecinos de la capital del concejo: "Ahora respiramos más tranquilos, estamos muy agradecidos de la intensa labor de la Guardia Civil", afirmó Roberto Menéndez, propietario de la sastrería en la que se produjo el primer asalto.

Ocurrió a principios del pasado mes de julio, concretamente el día 5. El comerciante acudió al cuartel de la Guardia Civil para cursar la denuncia: "Se había llevado cincuenta euros en monedas, pero también había causado daños en la puerta", señaló ayer Menéndez. Él creyó que, al tratarse de poca cuantía, la investigación sería más relajada. "La verdad es que estoy muy agradecido. Los agentes vinieron en cuanto los llamé, recogieron huellas y se pusieron a trabajar en el caso, me han mantenido informado de todos los avances", explicó. Es la primera vez que sufre un robo. Había poco dinero en la caja, sólo lo necesario para iniciar la actividad de la tarde, porque el robo se produjo durante el cierre al mediodía.

Pasaron cinco días hasta que surgió una nueva denuncia. Esta vez, de parte de la propietaria de una peluquería del centro de la localidad. El ladrón se llevó otros cincuenta euros, también en monedas, de la caja y doscientos euros que encontró en un neceser. El destrozo en el establecimiento también era importante: la puerta quedó forzada y había revuelo en el interior.

Los agentes del cuartel de la Pola recogieron una nueva denuncia el día 19 de julio. Esta vez, el que acudió al cuartel fue el propietario de una carnicería. "Cuando fue a abrir su establecimiento comprobó que habían roto la ventana trasera que contaba, además, con una rejilla", explicaron desde el Instituto Armado. Ya en el interior, el ladrón causó más daños y rompió una vitrina. Tanto destrozo para un botín muy modesto: 18 euros en monedas.

La investigación

Una sastrería, una peluquería y una carnicería. La oleada de robos estaba en pleno apogeo y los vecinos empezaron a alarmarse: "Había gente que nos preguntaba a diario si tenían alguna novedad, ni los vecinos ni los comerciantes estábamos tranquilos", explicaron en otro establecimiento afectado. Las inspecciones técnico oculares de los agentes de la Guardia Civil de Pola de Lena concluyeron que el "modus operandi" había sido el mismo en todos los robos. Así, constataron que habían sido realizados por la misma persona. "Tras realizar múltiples gestiones, se cita en el acuartelamiento a J. R. G. M. para proceder a su investigación como presunto autor de tres delitos contra el patrimonio (robo con fuerza)", según informaron ayer fuentes de la Guardia Civil.

J. R. G. M. se confesó autor de los hechos durante la declaración en el cuartel de Pola de Lena, en presencia de su abogado. La Guardia Civil concluyó las diligencias para su entrega en el Juzgado de Instrucción de Guardia de Lena. El hombre, vecino de la capital del concejo, ya había pasado por las dependencias sólo un mes antes, tras robar en un pub de la Pola. También forzó la entrada del establecimiento, esa vez para llevarse 200 euros de la caja.