Golpe judicial al Ayuntamiento de Mieres. El Juzgado Contencioso-Administrativo número 3 de León ha reiterado el cierre del refugio de montaña "Casa Mieres", ubicado en Puerto Pinos. Las instalaciones habían sido clausuradas ya hace dos años, tras una orden judicial que Mieres recurrió.

El Ayuntamiento de Mieres es propietario de unos terrenos patrimoniales en el Puerto de Pinos desde 1996. Desde entonces, afirma el texto del fallo, “viene desarrollando una actividad hostelera (restaurante y refugio de montaña), en terrenos de la provincia de León, para la cual no cuenta ni ha contado nunca con ningún tipo de autorización urbanística ni ambiental”.

"Esa titularidad patrimonial no autoriza el ejercicio de competencias administrativas fuera del término municipal", han apuntado fuentes judiciales. Es por eso que la sentencia recoge varias extralimitaciones por parte del Consistorio asuriano: "La aprobación de un reglamento municipal sobre el uso del Puerto de Pinos; la inclusión en el inventario municipal de Mieres, como bienes de servicio público, de una parte del territorio de Castilla y León; el otorgamiento de una concesión de servicio público sobre inmuebles situados en Castilla y León; o la actuación de funcionarios de dicho ayuntamiento en territorio de Castilla y León, añadiendo que “el ayuntamiento de Mieres carece de competencia alguna sobre ganadería y en ningún caso podría ejercerla fuera de su término municipal”.

El texto de la resolución, además, señala que "el ayuntamiento de Mieres viene actuando de hecho como si sus terrenos patrimoniales, ubicados en la provincia de León, formaran parte del término municipal de Mieres”.

El Puerto de Pinos se ubica en la zona de “uso limitado” del Parque Natural. En estos terrenos, ha apuntado el texto, "están prohibidos todos los usos comerciales, así como las construcciones e instalaciones asociadas a ellos". Así lo recoge el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Espacio Natural Babia y Luna.

La sentencia alude igualmente a la “degradación de los alrededores de la Casa Mieres”, derivada del impacto ambiental de “los elementos e infraestructuras que se han ido construyendo o instalando sin autorización”, conjunto de instalaciones y construcciones que la Junta de Castilla y León no ha tenido en cuenta. Según la sentencia, no existe una “adecuada evaluación de impacto ambiental”.

La decisión judicial es susceptible de recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.