12 de septiembre de 2018
12.09.2018

El calvario de ir en tren en Aller

La línea sufre un nuevo fallo y deja a diez personas, la mayoría de vuelta de la novena de Conforcos, tiradas en Collanzo

12.09.2018 | 03:46
Los viajeros del tren de Aller, en el autobús que les trasladó ayer tras la espera en Collanzo.

Viajar en tren por el concejo de Aller se está convirtiendo en un auténtico calvario. Fallos día sí y día también, retrasos y pérdida de conexiones. La última "hazaña" en la línea ferroviaria entre Collanzo y Baíña se produjo ayer por la tarde: diez alleranos estuvieron tirados en la estación de Collanzo por un fallo en la línea. Seis eran unas mujeres mayores que volvían de la novena del Cristo de Conforcos.

Ni los rezos salvan a los alleranos de este viacrucis de esperar por el tren. "Es indignante, porque nos hemos cansado y hemos tirado dinero a lo tonto", criticó Manuela Castañón, una de las mujeres que volvía de la novena del Cristo. Y es que algunas mujeres caminaron y otras se entretuvieron y tuvieron que coger un taxi para poder llegar con tiempo al tren. Cuando llegaron a la estación, cinco minutos antes de la hora de su tren, no sabían que el calvario había empezado.

Más de media hora tardaron en retomar el viaje. Y lo hicieron, además, por autobús. Julia Moro, otra de las viajeras "plantadas" -aunque ella no volvía de la misa por el Cristo-, señaló que tuvieron que seguir por carretera porque, otra vez, "los trenes no estaban en condiciones". En el tren viajaban otras dos personas, vecinas de Cabañaquinta, y un joven estudiante que llegó tarde a clase.

"Es el pan nuestro de cada día", afirmaron las feligresas en el autobús, ya camino a casa. El suyo y el de la mayoría de los usuarios de la línea. Esta situación ha generado tanta polémica que el Ayuntamiento ha intentado mediar en varias ocasiones. Ha presentado escritos y solicitado reuniones con los responsables de Renfe Cercanías. Éstos, en todo momento, niegan la sospecha que tienen los usuarios: que tanto retraso y cancelación sean un camino para llegar a la cancelación de servicios o a la supresión continua de la línea ferroviaria en el concejo del Caudal.

La respuesta de Renfe, siempre escueta, es que "hacen lo posible" por mantener el servicio. Y que, cada vez que se averían los trenes, se pone a disposición de los viajeros un servicio de autobús. La réplica de los usuarios bien podría resumirse con un dicho eclesiástico: "Bueno es el Padrenuestro, pero no sirve para consagrar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve