Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La actividad del centro sanitario langreano

El Sanatorio Adaro de Sama aumentará su plantilla con la apertura de la nueva ala

El centro, con 110 trabajadores, contratará a media decena de auxiliares de enfermería

Uno de los antiguos quirófanos, que será rehabilitado para acoger más camas. FERNANDO GEIJO

El Sanatorio Adaro de Sama incrementará su plantilla con la apertura de la nueva ala de convalecencia. La ampliación del centro, que ya se está tramitando, se centra la reforma de la antigua zona de quirófanos para habilitar trece nuevas camas. La previsión es que la obra esté completada en el primer trimestre del próximo año, con un coste de 450.000 euros. Este incremento de la actividad obligará a incrementar el número de trabajos, con un número próximo a la media docena de auxiliares de enfermería. La plantilla actual del antiguo hospital minero -reconvertido actualmente en centro sociosanitario- es de 110 personas.

El gerente del equipamiento sanitario langreano, Gabriel Menéndez Zorita, explicó que "en la actualidad estamos ultimando el pliego de condiciones para contratar la obra". Menéndez Zorita indicó que "con las trece camas que se van a poner en funcionamiento es lógico pensar que vamos a necesitar más personal para atender la nueva planta. En concreto, hablamos de entre tres y cinco auxiliares de enfermería, aunque habrá que concretarlo cuando empiece a funcionar y se vean los conciertos que tenemos con el Principado".

El ala que se va a rehabilitar es la única parte que quedaba sin reformar de las instalaciones del primitivo hospital minero. Se trata de la zona de quirófanos. La inversión de la obra es de 350.000 euros, a lo que hay que sumar otros 100.000 del equipamiento. La obra será financiada por la Fundación Sanatorio Adaro con fondos propios. Las nuevas plazas podrá estar operativas a principios de 2019. El proceso de contratación de la ampliación se abrirá a una decena de empresas de la zona y posteriormente una mesa de contratación elegirá la mejor oferta.

La unidad de convalecencia del Adaro cuenta con 35 camas. El centro dispone también de 91 plazas residenciales de larga estancia. La ampliación permitirá consolidar la actividad del complejo, que actualmente tiene una ocupación superior al 90 por ciento. El material médico y las máquinas (algunas de ellas de la primera mitad del pasado siglo) que hay en los antiguos quirófanos del centro langreano serán expuestos en el pozo Santa Bárbara de Mieres, gracias a un convenio que el centro suscribirá con el Ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats