Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Morcín resucita a su alcalde republicano

La Corporación homenajea al "olvidado" maestro Daniel García, regidor durante la Guerra Civil, que fue abatido en 1939 tras unirse a la guerrilla

Daniel García.

Daniel García fue maestro en La Piñera. Fue un vecino popular y querido, lo que le llevó a ser elegido alcalde de Morcín. El estallido de la Guerra Civil no le hizo retroceder en sus convicciones socialistas y, cuando Asturias cayó en manos del ejercito sublevado, se echó al monte, uniéndose a la guerrilla. La noche de Reyes, el 6 de enero de 1939, perdió la vida tras un enfrentamiento con la milicia. Su historia se extravió en un olvido sólo quebrado por las afligidas conversaciones que, en voz baja, mantuvo durante décadas la familia. El Ayuntamiento de Morcín tributó ayer un homenaje a un alcalde, a un maestro, cuya lección de vida finalmente ha sido recuperada.

El nieto de Daniel García, con el que comparte nombre, y la agrupación socialista de Morcín son quienes han logrado que finalmente el legado del "olvidado" alcalde republicano haya visto la luz: "La verdad es que es sorprendente que esta historia haya pasado inadvertida durante tanto tiempo. Nosotros mismos la desconocíamos y, tras hablar con muchos vecinos que vivieron la Guerra Civil y algunos familiares, apenas hemos logrado reconstruir el trazo grueso de la corta vida de Daniel", explicó Marcelino García, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento. "Lo que pretendemos es que quede constancia de su entrega por la libertad y que otros, en el futuro, puedan acabar de reconstruir la historia", apuntó el edil local.

De Daniel García se sabe bastante poco. Nació en Peñerude, fue maestro y llegó a ser alcalde de Morcín. Los detalles y fechas se desconocen, ya que el archivo municipal fue destruido precisamente durante la guerra. Está confirmado que falleció durante un enfrentamiento armado a principios de 1939, pero tampoco se ha podido reconstruir cómo se desarrolló la fatal escaramuza. Murió con apenas 35 años, dejando viuda y tres hijos. Daniel García es nieto del redimido alcalde, con el que además de nombre comparte vocación docente. Ya jubilado, siempre ha tenido un especial apego por los maletines que los maestros utilizan como portafolios. "Mi güela me contó que el día que murió mi güelu varios milicianos tiraron su cartera de maestro sobre la mesa y se jactaron de que lo habían cazado". Así se enteró la familia de la pérdida.

Daniel García pudo haber sobrevivido a la Guerra Civil, pero ello hubiera supuesto pagar un precio. "Teníamos familia ligada a los militares, próxima al llamado bando nacional, y un primo carnal de mi güelu fue teniente de la Guardia Civil de Langreo. Me comentaron que cuando se echó al monte le habían ofrecido salir de Asturias, pero él prefirió seguir luchando por la república con la guerrilla. Mi tía decía que mi güelu era muy terco, pero yo creo que simplemente era consecuente con sus ideas".

El PSOE de Morcín se mostró ayer agradecido al actual alcalde, Mino García (IU), por facilitar el acto de homenaje. También el PP se sumó. Gimena Llamedo, secretaria de Organización de la FSA, destacó que "es necesario reconocer la labor de un socialista que supo defender los valores de la democracia".

Compartir el artículo

stats