28 de diciembre de 2018
28.12.2018

Carrio pone fin a la extracción de carbón en el Nalón después de doscientos años

La explotación lavianesa no sacará mineral, pero se mantendrá abierta durante un mínimo de dos años en labores de "clausura y postclausura"

28.12.2018 | 20:53
Carrio pone fin a la extracción de carbón en el Nalón después de doscientos años

Las poleas del castillete se movían esta noche para recibir al último relevo que sacaba carbón en el pozo Carrio, en Laviana. La explotación, junto al pozo Santiago, en Aller, mantendrá la actividad a partir del 2 de enero, pero sólo en labores de "clausura" y "postclausura". El carbón –o combustible cómo se afanan todos los mineros en llamarlo– lo dejan para el pozo Nicolasa, en Mieres, que suministrará a la térmica de La Pereda. Con el fin de la extracción de carbón en el pozo lavianés se pone fin así a más de doscientos años de historia en el valle del Nalón.

Y es que no fue hasta finales del siglo XVIII cuando comenzó a sacarse este mineral en el valle. No fueron pioneros, ya que doscientos años antes ya se había otorgado la primera licencia de la historia de la minería del carbón, concretamente en 1593, para extraer carbón en Arnao (Castrillón). Pero es que el uso del carbón como combustible no fue entendido como una actividad industrial hasta finales del XVIII gracias a ilustrados asturianos de entonces, entre ellos Gaspar Melchor de Jovellanos, que fomentaron la extracción de hulla con el objetivo de estimular la economía del país.

Con el fomento de la minería del carbón también surgieron en los valles mineros numerosas industrias secundarias, como las químicas o las metalúrgicas. También llegó, ya en el siglo XIX, el ferrocarril de Langreo, que sería el tercero en crearse dentro de la península. Unos años dorados que se extendieron hasta casi finales del siglo pasado. Asimismo, las comarcas mineras recibieron a miles de familias procedentes del resto del país, sobre todo de Andalucía y Extremadura, atraídas por las oportunidades laborales que existían.

Pero llegó el declive. En el año 1967 se crea la empresa pública Hulleras del Norte (Hunosa) que se fue haciendo con todas las empresas mineras que había en la zona. Por otro lado, la actividad industrial se trasladó a la costa asturiana, cerrando numerosos talleres y fábricas. El cierre de los pozos comenzó en los años 80 con un goteo que llega hasta nuestros días, auspiciado ahora por la decisión europea del fin de las ayudas a la producción y, por tanto el cierre de la minería de carbón no competitiva que se materializará el próximo lunes. Tras la clausura del pozo María Luisa, en Langreo, hace ahora dos años, la única explotación que sacaba carbón en el valle del Nalón era Carrio.

El pozo lavianés fue de las últimas minas en crearse. Fue Duro Felguera en 1920 quien formó el grupo Laviana tras adquirir algunas minas a los hermanos Felgueroso. De hecho, la planificación del pozo vertical Carrio comenzó en 1941, terminando en 1946. Su castillete actual, que fue el tercero de su historia, se montó en 1991 tras modernizar las instalaciones. Sin embargo, ayer fue el último día que se extrajo carbón en estas instalaciones. No cierran, eso sí, los trabajos de "clausura" y "postclausura" se alargarán durante un mínimo de dos años. Los puestos de empleo están garantizados gracias al acuerdo alcanzado entre los sindicatos mineros y la dirección de Hunosa. También se contará con los trabajadores de las contratas. La misma situación se vivió hoy en el pozo Santiago. Sin embargo, al mantenerse la extracción en Nicolasa, la comarca del Caudal todavía mantendrá viva la tradición de extraer carbón... perdón, combustible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve