05 de enero de 2019
05.01.2019

"Fifi", medio siglo en el centro de Moreda

Josefina Iglesias Arias echa el cierre del popular kiosco, que fue durante cincuenta años lugar de encuentro de los alleranos

05.01.2019 | 01:12
Josefina Iglesias Arias, "Fifi", ante su kiosco, ya cerrado.

Fue durante medio siglo el centro de Moreda. Lugar de paso, de encuentro, de conversación y de compras. Como corresponde a un kiosco de los más populares de la localidad. Tras cincuenta años entre chucherías, tabaco, revistas, periódicos y juguetes, Josefina Iglesias Arias "Fifi", echa el cierre por jubilación. Su establecimiento está ubicado a la entrada del puente de la Casanueva y fue un reclamo fundamental dada su situación estratégica cerca de los escenarios de juegos y paso obligado para muchos en la ida y vuelta hacia los centros educativos.

Este tipo de kiosco surgió con el nombre de Carrín, llegaron a ser cinco diseminados por los exteriores de la plaza de Moreda y tuvieron su inicio comercial por su cercanía a los cines de la época -Covadonga, Carmen y Maria Eugenia- donde pequeños y mayores se aprovisionaban de caramelos, frutos secos, y otros productos, para endulzar las largas horas en la butacas asistiendo a las funciones. Josefina Iglesias Arias "Fifi" recuerda que más tarde la oferta se amplió a cajetillas de tabaco, revistas y periódicos, hasta convertirse en una tienda en miniatura donde los titulares apenas se dejaban ver por el ventanal. Así llegaron las jornadas sin horario en el Carrín, soportando el calor veraniego y las heladas de invierno que antaño eran de envergadura. Todo el empleo para intentar sacar adelante una familia que en caso de "Fifi" se componía de dos hijos, hoy adultos con sus familias.

Josefina Iglesias Arias "Fifi" dio un paso a la modernidad sustituyendo el carro de madera por un kiosco metálico y anclado al suelo, donde se duplicó el habitáculo y se dotó de energía eléctrica. Así pudo introducir los helados, generando colas de niños a su alrededor.

Hoy, "Fifi", convertida en octogenaria y después de pensárselo mucho, dio vuelta a la llave de su negocio consciente de que tiene que aprender a vivir el ocio, lejos de esa tertulia cotidiana que se generaba a su derredor cada jornada. "Espero que con el tiempo surjan formas y maneras de romper la monotonía, aunque en mis idas y venidas seguro que mis miradas se irán hacia el kiosco al recordar tantas vivencias, generalmente positivas", señaló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve