12 de enero de 2019
12.01.2019

El parador de Pajares no abrirá habitaciones al menos hasta el próximo invierno

Los dormitorios son "muy antiguos" y necesitan una reforma integral para adaptarse a la normativa vigente, aseguran los propietarios

12.01.2019 | 01:11
El parador de Pajares, en Lena.

Las habitaciones del parador de Pajares no estarán listas para esta temporada de invierno. La obra se ha retrasado porque los dormitorios no están adaptados a la normativa vigente y precisarán una reforma más profunda de la inicialmente prevista. Los nuevos propietarios del inmueble, que reabrieron hace un año la cafetería, no se atreven a dar plazos: "Estamos pendientes del proyecto, antes de que esté redactado es imposible aventurar una fecha", afirmaron. Esperan que el alojamiento esté ya en marcha la próxima campaña de esquí.

La historia del parador de Pajares ha tenido, hasta ahora, más sombras que luces. El inmueble se construyó en el año 1960, a propuesta de la Dirección General de Regiones Devastadas. Tuvo unos años de esplendor, a principios de los setenta del pasado siglo, pero los problemas comenzaron pronto. En 1979, cerró sus puertas por primera vez. Y la actividad en el inmueble fue, desde entonces, intermitente. Fue expulsado del circuito de Paradores de España, aunque popularmente mantiene la catalogación. Las puertas del parador de Pajares se habían abierto por última vez en el año 2005. Un empresario de Lena puso en marcha el negocio, pero terminó por dejar la gestión porque no resultaba rentable. En 2010, la empresa Inversiones Inmobiliarias Valmurián adquirió el inmueble en una subasta pública. La compañía presentó la única oferta y había conseguido el parador por 510.000 euros. Lo puso a la venta, tras arreglar la cubierta, en 1,5 millones de euros.

Y volvió la ilusión. De mano de Miguel Fernández Baker, actual propietario del inmueble. No ha trascendido el precio de la transacción, pero Baker lo compró por los recuerdos: "En los veranos de mi niñez, visitaba con mi familia el parador de Pajares", explicó. Su hijo, Enrique Fernández, también trabaja en el negocio. Es él quien explica que la obra de los alojamientos tendrá que esperar: "Las habitaciones son antiguas, desde los años setenta no se ha hecho ninguna reforma en profundidad, tenemos que estudiar bien el proyecto y seguir trabajando para abrir lo antes posible", destacó.

Fondos "Leader"

"Lo antes posible" es el único plazo que aventura. En este momento, los empresarios están a la espera de recibir la confirmación de una ayuda de fondos europeos "Leader" que han solicitado para completar la oferta en el alto de Pajares. Son treinta y tres habitaciones aunque tienen previsto arreglar los dormitorios en varias fases: "Algunas habitaciones están ya acondicionadas para el personal", afirmó ayer Enrique Fernández.

La cafetería, que ya lleva un año funcionando ha tenido buena acogida: "Estamos contentos con los resultados que hemos obtenido hasta ahora", aseguró Fernández. El servicio de hostelería del parador cuenta con una amplia cafetería y un comedor. Además, las instalaciones se han completado con un salón con sofás y chimenea. "Esperamos que el inmueble recupere su brillo y que vuelva a ser una referencia para el turismo en Asturias", destacó Fernández. Además, dejó claro que no pretenden que sea un alojamiento ligado únicamente al invierno: "Queremos que sea un hotel para todo el año", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve