El eurodiputado socialista Jonás Fernández puso ayer como ejemplo a Asociación Discapacitados Psíquicos Rey Aurelio y al centro que gestiona en El Entrego para defender que "la lógica del mercado y la competencia no pueden alcanzar a los servicios sociales". Durante su intervención en el Pleno de la Eurocámara, donde se debatía el informe anual de la política de la Competencia, Fernández aludió a las dificultades del centro para seguir ofreciendo sus servicios de acompañamiento a discapacitados. La actuación coordinada de la asociación de amigos y familiares, el Principado de Asturias, el Ayuntamiento y el conjunto de los agentes sociales asturianos, lograron su continuidad, resaltó el eurodiputado.

"Introducir esa lógica de mercado en los servicios sociales supone una amenaza permanente, de la que deberían estar exentos. Por eso expreso mi apoyo a la asociación de familiares y amigos del centro 'Rey Aurelio' y mi deseo de que este centro siga manteniendo esa provisión pública de un tercer sector, y reconocida por todos", destacó Fernández.

En 2014, Fernández ya se había dirigido a la comisaría de Competencia, Margrethe Vestager, para exponer los motivos por los que la lógica del mercado y de la competencia no debería afectar a sectores tan importantes como los servicios sociales. "La política de competencia de la UE está presionando para que este tipo de servicio se ofrezca también por empresas con ánimo de lucro y las familias temen que pueda pasar a manos de una firma privada", señaló entonces.