04 de marzo de 2019
04.03.2019

Dos muertos en una brutal colisión causada por un joven kamikaze en la autovía de Lena

R. S., que volvía de fiesta y se había saltado un control, chocó de frente, tras circular tres kilómetros en sentido contrario, contra José Ramón Fernández, que iba a pescar

04.03.2019 | 02:38
Los dos coches siniestrados, en el lugar del suceso, momentos después del terrible accidente.

Dos formas totalmente dispares de entender el ocio de fin de semana colisionaron cruelmente ayer en Lena a la salida de una curva. Un joven conductor que, todo indica, regresaba sobre las siete y cuarto de la madrugada de disfrutar de una larga noche de fiesta en Moreda se llevó por delante el coche de un jubilado de 67 años que había madrugado para disfrutar de un día de pesca. Ambos murieron en el acto, quedando los vehículos literalmente destrozados tras un choque frontal de tal brutalidad que el motor del Kia Ceed que conducía el joven salió violentamente despedido por los aires como un misil. R. S., de 23 años de edad, circulaba en el momento del siniestro en dirección contraria por la autovía Oviedo-Campomanes (A-66). Minutos ante se había saltado un control de la Guardia Civil en Caborana, cerca de Moreda. Se dio a la fuga a toda velocidad, iniciando una desesperada y corta escapada que acabó en fatalidad.

"Es inconcebible que vayas tranquilamente en tu coche a pescar y te encuentres la muerte de súbito a la salida de casa". Un íntimo amigo de José Ramón Fernández no daba crédito ayer a lo sucedido a este lenense de 67 años recientemente jubilado, tras regentar durante lustros un concurrido taller de chapa y pintura en Pola de Lena. Sobre las siete y cuarto de la mañana de ayer, "Pepe el Zancas", como era conocido popularmente, circulaba con su Jeep Grand Cherokee en dirección a la costa cuando, a la salida de una curva a la derecha, nada más pasar la gasolinera de Egocheaga, se encontró de frente un Kia blanco. Ninguno de los dos coches tuvo tiempo para nada. Chocaron morro contra morro. El robusto frontal del todoterreno quedó convertido en una bola de hierros quebrados. Ambos conductores murieron en el acto, según confirmaron nada más llegar al lugar del accidente los sanitarios del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA). En realidad, el fatal accidente comenzó a fraguarse minutos antes en Moreda, donde esa madrugada se había celebrado el Carnaval local.


Los bomberos que excarcelaron a R. S., también natural de Lena, pero residente en Oviedo desde hace algún tiempo, encontraron en el asiento del copiloto un disfraz rojo de bote de bebida de cola. La Guardia Civil sospecha que el joven había pasado la noche en el carnaval de Moreda. Pocos antes del siniestro, cuando circulaba por el Corredor del Aller en dirección a la A-66, se tropezó de frente con varias patrullas de la Guardia Civil. Los agentes de la demarcación local estaban realizando un control rutinario de seguridad ciudadana. Ya de lejos se percataron de que el Kia pilotado por R. S. circulada a gran velocidad. Siempre según los datos facilitados por el instituto armado y por el SEPA, al llegar a la altura del control, lejos de detenerse, aceleró el coche, dándose a la fuga.

Los agentes informaron al puesto de Pola de Lena y movilizaron una patrulla para seguir al coche fugado, evitando una persecución por motivos de seguridad vial. Al llegar al nudo de comunicaciones de Ujo, R. S. se confundió y tomó el primer carril que encontró, incorporándose a la autovía en dirección contraria. Es decir, durante casi tres kilómetros circuló en dirección a Lena por la calzada que canaliza el tráfico en sentido a Oviedo. A la salida de la curva que se encuentra en las inmediaciones de la gasolinera de Egocheaga, el "kamikaze" colisionó de frente con el Jeep Grand Cheroke que conducía José Ramón Fernández.

La violencia del impacto fue de tal magnitud que sobresaltó a los trabajadores de la gasolinera: "El ruido del choque fue como una explosión" explicaron los trabajadores. Hasta el lugar de la colisión se desplazaron la Guardia Civil y la UVI-Móvil de Mieres, el médico y la ambulancia de soporte vital básico de Lena y una ambulancia convencional. Cuando llegaron al punto del choque sólo pudieron comprobar que los dos ocupantes de ambos automóviles estaban fallecidos. Los bomberos tuvieron que excarcelar a las dos víctimas mortales.

Lógicamente, la Guardia Civil desconocía ayer la causas que motivaron la temeraria huida de R. S.. En principio no se encontró en el coche ningún tipo de sustancia o material delictivo. Lo agentes constataron que el vehículo circulada muy por encima de los límites de velocidad. El examen forense determinará si el joven había consumido alcohol o algún tipo de sustancia estupefaciente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve