La hostelería asturiana rindió un cálido homenaje a la familia que regentó durante 70 años, hasta principios de este año, el restaurante Casa Olivo en La Felguera. Fue en el restaurante Peña Mea de Llanera, donde se sirvió un aperitivo de bienvenida, una cazuelita de fabes con almejas, lechazo de Castilla al horno y arroz con leche. Son algunos de los platos más tradicionales del emblemático establecimiento langreano, elaborados por la propia familia en la cena celebrada el pasado miércoles.

El acto, organizado por la Asociación de Hostelería y Turismo en Asturias (Otea) en colaboración con el Ayuntamiento de Langreo, reunió a 150 personas. En él, Menchu Fernández y sus hijas Natalia, Marta y María del Mar Álvarez recibieron una escultura creada por el escultor langreano José Luis Iglesias Luelmo de manos del presidente de Otea en Langreo, Javier Fernández, y el hostelero Ramón Abad.

En el homenaje a la familia que regentó Casa Olivo intervinieron los alcaldes de Llanera y Langreo, Gerardo Sanz y Jesús Sánchez, respectivamente, el crítico gastronómico, Luis González Bada, y el presidente de Otea, José Luis Álvarez Almeida. Tres generaciones se situaron al frente del restaurante, fundado por Olivo y Valentina, y regentado después por su hijo José Luis Álvarez, que falleció en 2004. Entonces su esposa, Menchu Fernández, asumió la gestión, que pasó más tarde a sus hijas.