Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CONCHA LLISTÓ | Enfermera, reunió 70.000 firmas para jubilar antes a los empleados a turnos

"Perdemos cinco años de vida por cada quince trabajados a turnos, es un desgaste enorme"

"En otros países hay coeficientes reductores para anticipar el retiro de este colectivo; en España importa más lo que cuesta que nuestra salud"

Concha Llistó, ayer, en el Hospital Valle del Nalón.

Concha Llistó, ayer, en el Hospital Valle del Nalón. FERNANDO GEIJO

Concha Llistó trabaja como enfermera en el Hospital de Riaño desde 1994 y doce años antes estuvo destinada en el Hospital Central de Asturias. En 2016 decidió impulsar una petición a través de la plataforma digital Change.org para reclamar que se adelantara el retiro de los trabajadores a turnos, mediante la aplicación de un coeficiente reductor. En tres años ha recogido más de 70.000 firmas de apoyo. Su lucha llega hoy a la Junta General del Principado con una proposición no de ley de Izquierda Unida y Podemos Asturies sobre aplicación de coeficientes reductores para la jubilación del personal afectado por la turnicidad y la nocturnidad.

- ¿Cómo surgió la campaña en internet?

-Fue hace ya tres años, un día en el que había acabado un turno de noches. Llegué a casa muy cansada, cogí el teléfono móvil y lancé la petición a través de internet. Yo ya andaba mosqueada con el tema desde hacía tiempo porque en los tablones nos colgaban noticias sobre la repercusión del trabajo a turnos y las alteraciones que producía. Y siempre me llamaba la atención que no se hablara de las medidas que se estaban adoptando para corregir esa situación. Puse en marcha la petición y el senador Óscar Guardingo, de En Común Podem, contactó conmigo. La propuesta se aprobó en el Senado y hubo 19 ramas profesionales que iniciaron procedimientos para pedirlo, pero de la sanidad nadie lo ha hecho hasta ahora. Ningún sindicato lo hizo.

- ¿Qué pasos siguió a partir de entonces?

-El verano pasado escribí al Ministerio de Trabajo y me dijeron que era algo que ya estaba contemplado en la ley, pero que hay que iniciar un procedimiento a instancias de las empresas o de los sindicatos mayoritarios del país, que son los que tienen que aportar los estudios para ponerlo en marcha. Pero yo, a nivel individual, no podía hacer nada. Fue la Corriente Sindical d'Izquierda la que, en noviembre del año pasado, se puso en contacto conmigo para ver cómo podíamos mover esto. Pero hace falta que los sindicatos mayoritarios se metan en el tema. Yo soy muy tozuda y voy a seguir con el tema.

- ¿Cuántos trabajadores hay afectados en España?

-Se calcula que entre un 20 y un 22 por ciento de los trabajadores que hay en total estamos a turnos.

- ¿Su reivindicación se está centrando ahora más en el campo sanitario?

-La gente que me ha abierto esta vía política es la CSI de Sanidad. Mi petición en su día se planteó para todos los sectores, pero ahora se está circunscribiendo un poco más a la sanidad. Si empezamos por algo se pueden ir consiguiendo cosas. La Policía Local es único sector que ha conseguido ese el reductor, pero después de siete u ocho años de pelearlo. Cada sector tiene que luchar por ello porque, en un plano general, es muy difícil que se logre. Yo sola llegué a un punto en que no sabía qué más podía hacer. Con el apoyo de la CSI hemos cogido la vía política que yo nunca me la había planteado. En principio, nos han dicho que todos los partidos tienen previsto aprobar la proposición no de ley que se lleva mañana (por hoy) a la Junta.

- ¿Qué repercusiones tiene el trabajo a turnos?

-La penosidad de nuestro trabajo se nos reconoce desde el momento en el que cobramos un plus por nocturnidad y turnicidad. Te están compensando económicamente, pero ahí se queda. A la hora de la jubilación no se tiene en cuenta. Sufrimos un desgaste enorme que te produce alteraciones físicas y mentales de todo tipo. Y con la edad es evidente que la atención disminuye y la capacidad de adaptación al cambio de turno también. Es un factor que nos llega a todos. La propia Organización Internacional del Trabajo destaca como un factor de penosidad el trabajo a turnos, igual que hace el Estatuto de los Trabajadores aquí. Pero luego no se hace nada. En otros países la gente que trabaja a turnos se jubila mucho antes.

- ¿Y por qué no se hace en España?

-Es un tema económico, como todo. Se mira más lo que cuesta y el trabajador importa poco. Importa más el dinero que nuestra salud. Aquí y en otras comunidades, porque nadie lo cumple. En el hospital, por ejemplo, no nos hacen ni reconocimientos médicos, cuando la ley dice que deberían hacerse cada seis meses, estén los trabajadores a turnos o no.

- ¿Qué medidas se están adoptando?

-Las compensaciones económicas, que nunca pueden suplir unas mejoras para los que trabajamos a turnos. ¿A mí qué más me da cobrar 70 euros de turnicidad y tres euros la hora de noche si luego resulta que me voy a morir antes? Hay un estudio de la Organización Mundial de la Salud que explica que con 15 años trabajados a turnos se llega a reducir la vida en cinco años. Lo dice la OMS, no lo digo yo. Estudios hay muchísimos. Se conocen, pero se ignoran.

Compartir el artículo

stats