"Que no caigan en el olvido" es el título de la exposición que, con materiales recabados por el histórico militante comunista Vicente Gutiérrez Solís, puede verse desde ayer en la Casa de Cultura "Escuelas Dorado" de Sama. Estará hasta el próximo 20 de abril, de lunes a viernes, en horario de 17 a 21 horas.

Gutiérrez Solís trabajó en la clandestinidad para el PC, y fue una de las personas represaliadas por el franquismo, condenado a destierro y a no encontrar empleo. En la exposición pueden verse desde fotografías de personas ejecutadas por el régimen, a algunos de los pasaportes falsos que usó para poder salir de España. Escondidos en un pequeño espejo, también colgado en la pared de la Casa de Cultura. Se suman a la muestra numerosas fotografías de los condenados al destierro, en distintas ubicaciones. Gutiérrez Solís estuvo en Soria y León. En la inauguración estuvieron otras tres personas que, como él, sufrieron esta pena: Ignacio Peón, Tomás Torre y José Antonio Castro. "Somos como hermanos", explicaban. Una unión forjada en lo más duro de la dictadura.

En la apertura de la muestra, con representación del Ayuntamiento de Langreo (estuvieron los ediles Alfredo Fernández y Antonio Giganto), Solís reclamó ayudas para poder seguir exhumando las fosas comunes y reprochó a la derecha política que llame "hueseros" a quienes se preocupan por la memoria histórica. "Los jóvenes deben saber lo que pasó", añadió.