Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jornadas sobre transición energética justa en Mieres

"España no está tan mal comparada con otros países como Rumanía", asegura Dumitru Fornea

El miembro del Comité Económico y Social Europeo defendió un "lobby" para defender los intereses de las comarcas mineras

Ana Durán, Dumitru Fornea y Renata Eisenvortova, durante su ponencia.

Ana Durán, Dumitru Fornea y Renata Eisenvortova, durante su ponencia. J. R. SILVEIRA

La jornada "Transición energética justa, ¿utopía, reto u oportunidad?" contó entre sus ponentes con representación europea encabezada por Jacques Glorieux, copresidente de la Comisión Consultiva de las Transformaciones Industriales (CCMI), el rumano Dumitru Fornea, de la Confederación Nacional de Sindicatos; y la checa Renata Eisenvortova, todos miembros del Comité Económico y Social Europeo (CESE), coorganizador de la jornada junto a la Asociación Comarcas Mineras (ACOM). Los ponentes dieron cuenta de cómo se está viviendo la transición energética en otros países de Europa y dieron cuenta de que "España no está tan mal comparada con otros países, como Rumanía, aquí por lo menos se han hecho infraestructuras, allí tenemos que partir casi de cero", apuntó Fornea.

"El carbón ha jugado un papel histórico en Europa, por eso nuestra preocupación es hacer todo lo posible por organizar y ayudar a que se haga una transición positiva o justa", declaró Glorieux, quien dio cuenta de la puesta en marcha de la plataforma europea de apoyo a las comarcas carboneras.

Renata Eisenvortova aludió a cómo se está llevando la transición energética en diversos territorios, como en Alemania, "donde la extracción se ha ampliado hasta el año 2038 y las comarcas mineras esperan recibir cerca de 40.000 millones de euros para su transformación". Bien distinta es la situación de Rumanía, "que en 1989 era de las regiones más industriales y contaba con 50.000 mineros; hoy son unos 3.300". Allí, "las minas se cerraron sin debate, aunque hubo ayuda para facilitar el cierre con el objetivo de que dejasen de operar en 2018". En la República Checa, de la que es natural Eisenvortova, "hay tres cuencas mineras y se hizo una estrategia de reestructuración en 2016 que aportaba 400 millones de euros para infraestructuras y proyectos de educación; además, 2.500 millones de euros deberían ser para proyectos de reestructuración realizados antes de 2030". Tampoco obvió la ponente la situación de Reino Unido, "que abandonó el carbón hace muchos años, pero por cuestiones económicas y fue muy doloroso". El empleo perdido desde la década de los 80 "se ha sustituido en la actualidad por la misma cantidad de empleos, pero han necesitado treinta años para conseguirlo y algunos de estos trabajos no están del todo bien pagados".

Por su parte, Dumitru Fornea defendió la necesidad de constituir un "lobby" en Europa "para defender nuestros intereses legítimos". También dio cuenta de la necesidad de "aprovechar las oportunidades, aquí en Asturias tenéis el binomio industria-energía, ahora tenemos que tener en cuenta cuáles son las oportunidades para que la gente se quede aquí con una oferta personalizada para los mineros actuales y sus hijos que no quieren marcharse de estos territorios, en diez o quince años veremos resultados".

El debate fue moderado por Ana Durán, presidenta de Euracom, quien defendió que "sí se han aprovechado los fondos mineros invertidos en el pasado" y que "ahora tenemos que pensar en proyectos generadores de empleo, dinamizadores y que atraigan otras iniciativas".

Compartir el artículo

stats