Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra de la escollera que evitará el derrumbe del Corredor acabará en un mes

La inversión en la construcción de un dique de 180 metros de longitud ronda los 360.000 euros

La escollera construida bajo el Corredor del Nalón.

La escollera construida bajo el Corredor del Nalón. J. R. SILVEIRA

Dos meses después del temporal, continúan las obras de la escollera con la que se pretende frenar el derrumbe del Corredor del Nalón, a la altura de Blimea. En Langreo, la circulación por la carretera que comunica Lada con San Tirso (LA-4) quedó restablecida días atrás tras el argayo que impidió la comunicación en la vía durante más de ocho semanas. Son dos de las obras ejecutadas por la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente en el valle ante los desperfectos causados por las intensas lluvias de enero.

La actuación en la carretera AS-117 concluirá a finales de abril, según las previsiones del Principado, que comenzó los trabajos al detectarse la erosión que sufría la base de la principal vía de comunicación del valle del Nalón. En aquel momento el corte de la carretera dejaría prácticamente incomunicados a los 16.000 vecinos de los concejos de Laviana, Sobrescobio y Caso ya que un desprendimiento taponaba la vía alternativa entre Blimea y Barredos. El presupuesto invertido ronda los 360.000 euros tras haber aumentado la longitud de la escollera prevista inicialmente. La longitud del dique será finalmente de 180 metros con seis metros de alto.

Para ejecutar la obra han sido necesarios 15.000 metros cúbicos de excavación para una escollera de 6.800 metros cúbicos. Y se han utilizado 864 metros cúbicos de hormigón. La actuación comenzó con el desvío del cauce del río Nalón por parte de la empresa que ejecuta las obras, Excade, que lleva dos meses trabajando en la zona.

En Lada, el argayo se produjo en el kilómetro 4,9 y provocó que los vecinos tuviesen que utilizar otros accesos alternativos para desplazarse mientras la Consejería estabilizaba el talud. Los trabajos no han finalizado aún en la carretera, pero los conductores ya pueden circular de nuevo por ese punto aunque en ciertos horarios se cierre parte de la vía. Durante estos dos meses la línea de autobús se desvió por Cuturrasu, por donde también circularon vecinos de los pueblos de la zona. Algunos también utilizaron un acceso del pueblo de Fontoria aunque en ambos casos se trata de vías estrechas con problemas para cruzarse con determinados vehículos.

Compartir el artículo

stats