Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La actividad del complejo sanitario de Riaño

El Hospital implanta un plan con "señales de alerta" en las camas de los pacientes

Un panel con imanes en la cabecera detallará si el usuario tiene alergia a algún fármaco o sufre riesgo de caídas o de escaras

Teresa Prada coloca un imán en presencia de Begoña del Barrio.

Teresa Prada coloca un imán en presencia de Begoña del Barrio. FERNANDO GEIJO

El hospital Valle del Nalón comenzará a implantar a lo largo de esta semana un novedoso sistema de señales de alerta, pionero en la región, que aporta información clave para mejorar la atención al paciente mediante paneles magnéticos colocados junto a las cabeceras de las camas. Las señales se centran

"Hay algunos hospitales en Alicante y en Madrid que ya lo están haciendo, pero en Asturias somos el primero. Al final se trata de contar con un filtro más para identificar y compartir la información sobre los riesgos de un determinado paciente, de forma que se puedan prevenir o minimizar posibles daños", indicó el director de Gestión y Cuidados y Enfermería del área sanitaria VIII, Sergio Valles.

En la actualidad, los riesgos de cada paciente ya aparecen en el "mapa de camas" del programa informático de los ordenadores que hay en cada unidad de hospitalización, pero "queremos aportar algo más y visualizar esos riesgos que tenemos identificados en el ordenador en la cama del paciente, de tal manera que cualquiera que vaya allí identifique esa situación", apuntó Teresa Prada, enfermera y supervisora del área de Medicina Interna.

Los soportes para la colocación de los imanes ya se están instalando y la idea es empezar con la puesta en marcha del plan esta misma semana. "Lo iniciamos con estas tres alertas, pero la idea sería que con este mismo sistema se puedan ir añadiendo diferentes temas que luego vayan saliendo. Empezamos con estos tres campos para que el método arraigue y se vaya consolidando pero después serán los propios, profesionales los que puedan demandar las alertas que hay que incorporar", argumentó Sergio Valles.

Prada destacó, por su parte, el plus de seguridad que supone para los pacientes. "La información está en el ordenador, pero si por ejemplo viene un celador a trasladar al paciente o un auxiliar a asearlo puede verse muy claramente que existen esas alertas", apostilló la supervisora de la unidad.

El primer paso que se hace es la valoración del paciente para identificar los riesgos en cada caso y seleccionar las señales correspondientes. Los profesionales también informarán al paciente de la importancia de esta información y le pedirán su consentimiento antes de la colocación de los imanes en la cabecera de la cama. Las señales se retirarán cuando el paciente sea dado de alta. "El objetivo es generar estrategias tendentes a identificar y evitar fallos en los procesos de atención de salud y disminuir su impacto si se producen", indicaron desde el hospital.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats