21 de mayo de 2019
21.05.2019

Cuando Germán encontró a Remedios

Mieres homenajea la historia de amor de dos mierenses que se conocieron y formaron una familia en Nueva Jersey

21.05.2019 | 02:48
Cuando Germán encontró a Remedios
Los familiares de Genaro y Remedios, con Aníbal Vázquez.

Fue el destino. Y puede que esta afirmación sea la más manida para iniciar el relato de una historia de amor. Pero es que no hay palabras más justas para definir lo que les pasó a Remedios Alonso (Seana, 1900) y Germán Gutiérrez (Sueros, 1897). Nacieron a menos de dos kilómetros el uno del otro, pero se conocieron y se enamoraron en Nueva Jersey. Olvídense de "Cuando Harry encontró a Sally" porque esto sí fue de película: cuando Genaro encontró a Remedios.

"Es una historia tan guapa que hay que darla a conocer". Lo dijo ayer el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez (IU), durante una recepción en el Ayuntamiento en la que participaron descendientes de Germán y Remedios. De Asturias y de Estados Unidos, porque qué le importan los kilómetros a una familia unida.

Todo empezó con el viaje de Genaro Alonso en el buque Lusitania, en 1913. Tres años después, y sin saber que encontraría al amor de su vida, llegó a Estados Unidos Remedios Alonso. Ella viajó en el buque Alfonso XIII.

Adaptarse fue difícil porque, aseguraron en la familia, la comunidad de españoles en Nueva Jersey era muy reducida entonces. Pero llegó aquel baile que lo cambió todo. Dicen las fotos que ella llevaba un vestido de talle estrecho y él un traje nuevo. "Se dieron la mano aquel día y ya no se separaron más", explicó, con una sonrisa, Eugene Gutiérrez. Vive en Maine y es nieto de la pareja, hijo de Constantino (aunque en Estados Unidos le conocían como Gus). Genaro y Remedios tuvieron otra hija, Florentina (Florence).

Eran una pareja feliz. Quizás, según Eugene, porque se complementaban. Él era "muy hablador, muy simpático". Un hombre que consiguió que la vida le devolviera la sonrisa. Le iba bien, y le encantaba disfrutar del tiempo libre en familia: "Siempre bailábamos 'la jota' durante las fiestas", rio.

Ella era la calma. Remedios era más callada, adoraba a los niños. "Nos cuidaba cuando éramos pequeños, era todo cariño", explicó el nieto. Murió joven, antes que su marido. Y él volvió a Mieres en los años sesenta. Pero no quiso despedirse para siempre del lugar en el que había formado una familia, en el que había sido tan feliz. Así que sus restos están enterrados, igual que los de Remedios, en Nueva Jersey.

"Esto le gustaría mucho", dijo su nieto, señalando a sus familiares. Su encuentro anual es ya una tradición y los descendientes de Estados Unidos viajan a Asturias escalonadamente. "Este año nos tocó a nosotros", explicó Eugene. Estuvo acompañado por su pareja, Lina Chippendale. Él ya conocía Mieres, para ella fue la primera vez: "Me encanta la gente, muy agradable, y he probado la sidra. Me gustó mucho".

También hay viajes desde Asturias. Lola García, sobrina del matrimonio por parte paterna, está preparando ya la maleta para visitar a sus familiares de Estados Unidos: "Me voy el día 20 de junio, estoy muy ilusionada", reconoció. Se asombraron de la expectació n que había causado la historia de Germán y de Remedios en el Ayuntamiento y entre los medios de comunicación: "Como la conocemos de siempre, no caemos en lo bonita que fue", rieron. Tan bonita que todos se olvidaron, aunque solo por un rato, de la campaña electoral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve