13 de junio de 2019
13.06.2019

Las aguas residuales depuradas al año en Asturias podrían llenar 50.000 piscinas

Más de 700 estudiantes de 34 centros de la región han participado este año en la campaña de sensibilización promovida por Cadasa

13.06.2019 | 02:48

Las aguas residuales que depura cada año el Consorcio de Aguas de Asturias (Cadasa) podrían llenar hasta 50.000 piscinas olímpicas. Un dato nada desdeñable que da cuenta del volumen de trabajo que tiene la entidad en el Principado y que ha querido transmitir durante una campaña de educación ambiental en la que han participaron más de 700 escolares de 34 centros educativos. Los alumnos visitaron la Casa del Agua de Rioseco, así como las estaciones de tratamiento de agua potable y la regeneradora de aguas residuales, ubicadas en Sobrescobio y Mieres, respectivamente.

La campaña, que comenzó el pasado mes de abril y finalizará el próximo día 24, tiene entre sus principales objetivos "sensibilizar sobre el uso responsable del agua y promover hábitos de consumo que permitan preservar tanto este importante recurso natural como el medio ambiente para generaciones futuras", destacaban desde Cadasa. La iniciativa ha tenido muy buena acogida y la intención es abrirla a otros grupos estudiantiles en los próximos cursos académicos con el objetivo de que el ciclo integra del agua "pueda llegar a formar parte del programa curricular en los centros asturianos".

Toallitas al inodoro

El consorcio también ofreció a los alumnos algunos datos destacados sobre su labor o los costes que tiene. En este sentido, destacaron el sobrecoste que tiene para la entidad el vertido de toallitas húmedas al inodoro, que alcanza los cinco millones de euros por los desperfectos que la acumulación de este producto y otros similares, como compresas o bastoncillos, provoca en redes y estaciones regeneradoras.

No es el único dato destacado. Cadasa abastece de agua potable a más de 800.000 personas, alrededor del 80 por ciento de la población asturiana, y gestiona los principales sistemas de depuración de aguas residuales con 32 estaciones regeneradoras de aguas residuales. En un año, "tratan el equivalente a casi 50.000 piscinas olímpicas". Asimismo, ese agua residual viaja por una red de colectores que suman más de 460 kilómetros. En cuanto al suministro de agua potable, el Consorcio gestiona dos sistemas, en el centro y en el occidente, con tres embalses (Tanes, Rioseco y Arbón), tres estaciones de tratamiento de agua potable (Rioseco, Arbón y Ablaneda) y una red de transporte que totaliza 225 kilómetros.

Los participantes en la campaña de Cadasa también profundizaron en su conocimiento sobre el ciclo del agua, que se inicia en los embalses donde se almacena y regula. "Un exceso de nitratos y fosfatos procedentes de las actividades urbanas, industriales y rurales hace que las plantas y algas crezcan en abundancia, contribuyendo, por una competencia por el oxígeno y luz en los fondos acuáticos, a la muerte y putrefacción de otros organismos beneficiosos", destacan.

Contaminación

Esta contaminación de las aguas en los embalse obliga a su posterior potabilización en las estaciones de tratamiento de agua potable. Allí el agua se somete a una oxidación previa mediante cloro que oxida la materia orgánica e inorgánica disuelta. "Gracias a diferentes reactivos químicos los sólidos en suspensión y la materia coloidal que contiene forman partículas de mayor tamaño que, al circular lentamente por unos decantadores, se van depositando en el fondo, creando un manto de lodos que serán derivados a una línea de tratamiento específica", destacaron.

A continuación, el agua atraviesa un lecho de arena en el que quedan retenidas las partículas que aún no han sido eliminadas. Finalmente, el agua filtrada se somete a una desinfección mediante cloro para eliminar los microorganismos que hayan sobrevivido y garantizar así la existencia de una carga de cloro residual a lo largo de la red de conducción. Los lodos generados se espesan y deshidratan para ser enviados a un vertedero autorizado.

El agua potable se transporta a través de una amplia red de túneles y tuberías que, por la acción de la gravedad o por intervención de estaciones de bombeo u otro tipo de infraestructura, llega a los depósitos municipales o de clientes directos. La entrega de agua potable a los consumidores se realiza a través de los ayuntamientos consorciados.

Durante su uso doméstico o industrial el agua se contamina con restos alimenticios, detergentes o productos químicos. Esta agua residual, nociva para el medio ambiente y la salud, junto a la de lluvia o alcantarillado, es recogida por los ayuntamientos, y Cadasa la depura. El coste total es de 20 millones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve