18 de junio de 2019
18.06.2019

José Álvarez Junco: "No puede haber monumentos a asesinos"

El catedrático de Historia disertó en Ciaño sobre la memoria y reconoció que "es traidora"

18.06.2019 | 03:01
Alejandro Canga, José Álvarez Junco y Francisco Villar, en el acto.

José Álvarez Junco es catedrático emérito de Historia del Pensamiento y los Movimientos Políticos y Sociales en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido profesor e investigador visitante en varias universidades europeas y americanas, y fue director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales así como Consejero de Estado. Alvarez Junco estuvo en la Casa de la Buelga para hablar sobre "Historia y memoria", en una conferencia que reunió a numerosísimo público y que fue organizada por la Asociación Cultural "Cauce del Nalón", con la colaboración de la Universidad de Oviedo, el Ayuntamiento de Langreo y el Club LA NUEVA ESPAÑA en las Cuencas. La trayectoria profesional y personal del historiador la trazó el que fue hasta fechas recientes presidente del colectivo organizador, Francisco Villar

"El historiador dispone de los datos y los interpreta desde su posición y sin poder experimentar, tal y como ocurre con otras ciencias, si bien la historia es un saber científico porque esos datos no pueden inventarse y además han de explicarse de un modo racional aunque no sea objetivo", reseñó Alvarez al inicio de su intervención.

Del mismo modo explicó que "la historia crea identidad y da legitimidad a las estructuras políticas y establece códigos morales que facilitan la convivencia" y se mostró convencido de que "a los niños habría que hablarles de mitos y leyendas más que de historia, porque piensan en conceptos polarizados de buenos y malos aunque eso no puede mantenerse a perpetuidad y llega un momento en que hay que poner nombre y apellidos a las cosas". Según el historiador, solo quienes vivieron unos acontecimientos pueden tener memoria y los recuerdos son individuales y susceptibles de no coincidir con lo que realmente ocurrió "porque la memoria es traidora y por lo tanto es muy complicado hablar de memoria colectiva". Alvarez Junco también distinguió entre la memoria transmitida o tradición oral "que suele ser pura distorsión, propia de los trovadores pero nunca de los historiadores" y las políticas conmemorativas o políticas de la memoria, "propias de líderes que hacen gestos como desfiles o monumentos conmemorativos que en ningún caso tienen que ver con la historia o la memoria y muchas veces ni con el pasado". El ponente reconoció que no le gusta el término de memoria histórica entendido como recuerdo de sucesos traumáticos y explicó que hay varias políticas para enfrentase a los pasados conflictivos. "Pueden negarse o directamente practicar la amnesia intencionada y en el extremo opuesto obligar a que intervenga la justicia", dijo. "Un caso intermedio es el reconocimiento de los hechos y el posterior perdón, una política que me parece interesante, algo similar a lo que ocurrió en la Transición española donde no hubo un completo silencio pero sí hubo un pacto global para echar al olvido todo lo que había ocurrido y no usar el pasado como arma política". El conferenciante sostuvo que "no puede haber monumentos a asesinos ni se nos puede obligar a pasar por una calle que se llama como la persona que asesinó a un familiar".

"Hay que crear confianza entre los ciudadanos y de ellos con las autoridades, se trata de defender lo que es bueno para la convivencia porque quienes infringieron las leyes y la moralidad no pueden ser reconocidos y quienes sufrieron han de ser resarcidos, por lo menos moralmente", concluyó José Álvarez Junco, su intervención.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve