24 de junio de 2019
24.06.2019

Santos: "Nacer y morir tiene que ser fácil; como se suele decir, una hora corta"

El médico del servicio de paliativos ofreció una charla en Laviana, en la que afirmó que "hay que hablar con valentía de cómo moriremos y dónde"

24.06.2019 | 02:37
Juan Santos y Carlos Cuesta, durante la charla en Pola de Laviana.

"Hay que hablar de cómo moriremos y de dónde lo haremos", afirmó el doctor Juan Santos, médico del equipo de cuidados paliativos del área sanitaria IV-Oviedo, durante la charla "Al final de la vida: quitando miedos", organizada por la Asociación Cultural y Gastronómica "La Pegarata", en colaboración con el Ayuntamiento de Laviana y el Club LA NUEVA ESPAÑA en las Cuencas. El salón de actos del CIDAN de Pola de Laviana se quedó pequeño para acoger al numeroso público que no quiso perderse la conferencia.

El responsable del departamento de relaciones públicas del colectivo organizador y colaborador de LA NUEVA ESPAÑA, Carlos Cuesta, fue el encargado de presentar al ponente y además expresó su convencimiento de que "son necesarias charlas como estas en las que hay que abordar con valentía un tema que no estamos acostumbrados a tratar, como es la muerte y el modo en el que hemos de afrontarla".

"Un tercio de nosotros morirá de muerte súbita y, por tanto, no ha de preocuparse mucho por su final porque será rápido y con poco sufrimiento; pero los dos tercios restantes fallecerán de otra manera, y es necesario que hablemos de cómo moriremos y de dónde lo haremos", aseveró el conferenciante al inicio de su intervención. Santos abogó por no ocultar la información que el paciente reclame aun si la familia muestra su oposición, si bien recalcó que "es muy doloroso tanto facilitarla como ver el modo en que la recibe el paciente que se encuentra en la fase final de su vida". "Los profesionales de los equipos de paliativos tenemos que preguntar qué preocupa al paciente y darle todo lo que reclame tanto a nivel afectivo como médico, procurándole la medicación que necesite, pues es el protagonista de la situación y requiere no solo calmar el dolor, sino también la ansiedad", explicó.

En cuanto a la posibilidad de morir en casa o en un hospital, Santos expuso que "no todo el mundo va a poder morir en casa aunque fuese su deseo, ya que a veces la familia no puede ocuparse del enfermo o no está capacitara para cuidarlo, así que se suele derivar al paciente a un hospital de media estancia, como el de la Fundación Adaro en el Nalón o el Naranco en Oviedo".

Del mismo modo, defendió que lo ideal sería la creación de "hospices", casas especialmente habilitadas para que las personas pasen sus últimos días en su propia habitación, con sus cosas, sus mascotas y su familia y que sin duda "resultan menos descorazonadoras que una residencia geriátrica y menos agresivas que un hospital para agudos".

"Los cuidados paliativos acompañan, controlan y cuidan en el proceso del final de la muerte, un trance que hay que afrentar con entereza, mirando de frente y siempre con la garantía de los cuidados médicos necesarios", referenció. El conferenciante abogó por legislar sobre la eutanasia ya que, según explicó, "no podemos privar a nadie de la posibilidad de que su muerte sea lo más corta posible y además hay que darle un marco que la acote lo más posible y haga que todos estemos más cómodos". "Nacer y morir tiene que ser fácil; tal y como deseamos una hora corta para nacer, también ha de ser lo más corta posible cuando fallecemos", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve