02 de julio de 2019
02.07.2019

Una jira más familiar para San Pedro

La Felguera cerró sus fiestas con la subida a Castandiello, donde se suprimieron las discotecas móviles para tener un ambiente más tranquilo

02.07.2019 | 02:59

Las novedades promovidas por la Sociedad de Festejos "San Pedro" no desanimaron a los romeros y a las peñas, que participaron en buen número en la jira que pone punto y final a las celebraciones. A las 17:30 horas se citaron en el parque Dolores F. Duro, desde donde iniciaron, al ritmo de la charanga, la subida al prau de Castandiello. La gran afluencia a las fiestas de La Felguera durante todo el fin de semana no fue para menos en el día de su cierre. Cientos de personas, felguerinos y procedentes de diversos puntos de la comarca, se desplazaron hasta el habitual "prau" para celebrar la jira, que este año contaba con alguna novedad.

Como ya declararon la Sociedad de Festejos de La Felguera y los 21 locales hosteleros (de los más de 100 que hay) que los apoyaron, este año no se permitieron las discotecas móviles ni los juegos peligrosos. Unas medidas que perseguían conseguir una tarde de convivencia entre peñas, familias y grupos de amigos sin problemas de ningún tipo, y recuperando las antiguas tradiciones de este día.

Además, como ya señalaron en el programa de las fiestas, se intentó conseguir una celebración más ordenada en las subidas y bajadas del "prau", en la que rogaban a las peñas y las personas que asistan ir siempre por detrás de las charangas para conseguir así "un ambiente festivo y colorido".

El intento de reorientar la jira hacia una perspectiva más familiar de lo que se venía haciendo en los últimos años, y la prohibición de discotecas móviles, despertó opiniones de todo tipo entre los romeros. Por una parte, los más jóvenes, como Erika Ferraro, rechazaban la iniciativa y pedían comprensión bajo el argumento de que "para un día que es fiesta, hay 'prau' para que disfrutemos todos". Las familias con niños, por el contrario, agradecían la situación, ya no por lo molesto de la música sino por los comentarios salidos de tono de los encargados de poner la música y de ciertas canciones. A pesar de algunos comentarios negativos de los asistentes, Bea Pénjamo, de la peña "Cervecería Candín", resumió la opinión general, "la música nos gusta a todos pero también entiendo que la jira es algo familiar".

Aunque la estampa general de la fiesta era de un ambiente mucho más tranquilo que el resto de los años, la visión de familias reunidas en torno a una merienda aún era limitada. La jira continuó siendo una celebración plagada de grupos de jóvenes con camisetas de colores y con mucho alcohol, siguiendo la línea que se venía dando los últimos años.

Como señaló Paula Tamargo y su peña, se espera que la situación vaya evolucionando en próximas ediciones, hasta conseguir un equilibrio entre la afluencia de jóvenes y familias. Al jolgorio en el "prau" se sumaron la tradicional fiesta de la espuma, primero infantil y luego para más mayores, en la plaza Setsa.

La orquesta "Diamante" (protagonizó la cuarta verbena del programa de fiestas de San Pedro y la encargada de cerrar la celebración, con una parada a media noche para poder ver un año más el espectáculo de fuegos artificiales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve