11 de julio de 2019
11.07.2019
Un llamamiento a la solidaridad

La familia de Nayara, de 10 años, busca un donante de médula para salvar su vida

La pequeña, que vive en Ciaño, padece una enfermedad congénita y fue diagnosticada de leucemia hace dos semanas: "Ojalá la gente nos ayude"

11.07.2019 | 02:46
Rosa Gil con Nayara, en su casa de Ciaño.

Si esta solo fuera la historia de Nayara, bastaría decir que lleva diez años de batalla con la vida. Que juega con una muñeca "Nancy" y con un coche "Red Wheels" y que le gustan los dibujos animados. Su manta del sofá es de "Bob Esponja", un personaje que le arranca la risa.

Pero la de Nayara es ahora una historia de todos. Y hay que ir más allá. La pequeña fue sometida a un transplante a los ocho meses porque su médula no funcionaba. Padece desde entonces una anemia hemolítica congénita, que la abrasa a tratamientos. Y otro golpe: hace dos semanas, le diagnosticaron leucemia. No hay tiempo para contemplaciones, así que es riguroso escribir que su vida pende de un hilo y solo un trasplante de médula puede salvarla. Cruz Roja de Langreo ha emprendido ya una campaña para encontrar donante.

Y por mucho que alguien hable, en esa casa de Ciaño solo se escucha el silencio de la espera. Es el piso en el que Nayara vive con su tutora legal, Rosa Gil. Nayara la llama "tía Rosa". La pequeña está sentada en el sofá, y hoy no tiene ganas de hablar. Mira al suelo, y deja a la vista dos audífonos: "Sin ellos no puede oír nada, perdió el oído por los tratamientos a los que se somete desde bebé", afirma Rosa. Va de un lado a otro de la cocina, pensando qué cocinar para que la pequeña coma algo: "Estuvo vomitando y malina, salimos hace poco del hospital y hoy (por ayer) no está con gracia".

Nayara nunca disfrutó de la poco valorada suerte de la salud. "Aunque siempre estuvo delicada, hizo una vida normal hasta ahora". Es alumna del colegio Plácido Beltrán, allí tiene buenos compañeros: "Es la nena del barrio, la quiere todo el mundo", dice Rosa. El timbre, como para sostener la afirmación: una vecina quiere saber cómo está la niña. "Va poco a poco, luego vienes y tomamos un café", le replica Rosa.

No le gusta hablar delante de la pequeña. Aunque Nayara sabe que está malita y que necesita "que le hagan algo a la sangre, es lo que le hemos dicho". En realidad, el lunes empezará un ciclo de quimioterapia. El tratamiento se prolongará durante mes y medio. Si no aparece donante, tendrán que probar con otro ciclo de quimio más agresiva: "Nos han dicho que ese tratamiento se la puede llevar". Rosa señala al cielo con el dedo.

Pero la salvación de la pequeña puede estar en la tierra. Por eso, llegarán "hasta donde haga falta" para que Nayara encuentre un donante. "Sabemos que es difícil, muy difícil, pero no vamos a perder la esperanza", dice la tía Rosa con la mirada al frente. La familia biológica de la pequeña ya se ha hecho pruebas, ningún pariente directo es compatible. "Ojalá la gente ayude, y no solo a Nayara. Que ayuden a todos los que lo pasan tan mal como nuestra nena".

La campaña

La campaña para donar médula ya está en marcha. Según informó Cruz Roja Langreo, están previstas varias jornadas en la comarca del Nalón. La unidad móvil estará desde el próximo lunes hasta el miércoles, en La Felguera. Concretamente, en la zona del ambulatorio. Los donantes pueden acudir en horario de 9 a 14 horas y de 16 a 21 horas. También en El Entrego, en la plaza de La Iglesia, el martes y el miércoles con el mismo horario.

En Oviedo y Gijón hay sendos puntos de donación. El de Oviedo en el viejo hospital (El Cristo), en el aparcamiento. De semana en horario de 8 a 21 horas y de sábado, entre las 8 y las 14 horas. En Gijón, en Puerta de Villa (Calle Donato Argüelles, 1ª. Planta), los lunes y miércoles de 16 a 21 horas. También los viernes, de 10 a 20 horas.

"Cuantas más personas acudan, más posibilidades habrá de salvar la vida de esta niña", señalaron ayer desde la agrupación local de Cruz Roja en Langreo. "Estamos muy agradecidos por la ayuda que hemos recibido desde que se supo lo que tiene", afirmó ayer la tutora de la niña, con los ojos ya húmedos.

La pequeña llama a Rosa con la voz muy baja, otra vez la vista en el suelo. Se señala la barriga. "¿Duele?". Dice que sí con la cabeza. Llega la hora de dejar esa casa, la del silencio de la espera.

- Nayara, ¿puedo volver otro día que tengas ganas de jugar?

Otro "sí" con la cabeza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve