30 de julio de 2019
30.07.2019

La piscina de Vega de Arriba recibirá 150.000 euros para su reparación

El Ayuntamiento modificó ayer los créditos presupuestarios para hacer frente a los daños causados por la riada del pasado enero

30.07.2019 | 02:56
La piscina de Vega de Arriba, en Mieres.

El temporal de lluvias que asoló a la región a principios de año aún se siente en Mieres. El Pleno del Ayuntamiento, en una sesión extraordinaria, aprobó ayer una modificación presupuestaria con destino al área de Deportes. Es una cuantía de 150.000 euros, que se había invertido para reparar los daños que causó el temporal de lluvias en la piscina municipal de Vega de Arriba.

"Se trata de una partida con la que ya contábamos. Lo que no podíamos prever eran los daños del temporal", explicó el vicealcalde, Manuel Ángel Álvarez (IU), al término de la sesión. Las lluvias provocaron un incremento masivo de la concentración de agua en el vaso. Esta situación desembocó en daños irreparables en materiales y herramientas, imprescindibles para el correcto funcionamiento de las instalaciones deportivas.

El motivo de esta modificación de crédito es "permitir que el área de Deportes llegue sin dificultades al final de año". Se trata de un trámite administrativo imprescindible para la redistribución de los fondos municipales. En la sesión extraordinaria de ayer, el Pleno también dio el visto bueno a las bases reguladoras para la concesión de subvenciones del Ayuntamiento de Mieres para Asociación Sociales.

Otros daños

El punto central del orden del día, no obstante, fue el de la modificación de crédito. El de la piscina de Vega de Arriba no fue el único daño que causó el temporal en el concejo. De hecho, el suceso más grave tuvo lugar en Oñón. Una vivienda quedó "totalmente destrozada", después de que hubiera un corrimiento de tierras una ladera muy próxima. Incluso entraron árboles por las ventanas del piso: "Si nos llega a ocurrir de noche, no lo contamos", lamentaron entonces los afectados. También sufrieron daños de consideración en el barrio Las Casas de Hilario, que se anegaron de agua y barro. Los vecinos también fueron desalojados durante unos días, hasta que volvió la tranquilidad a Mieres.

La situación del municipio llegó a ser muy difícil. Se contabilizaron hasta cincuenta argayos y un desprendimiento cortó el acceso principal al valle de Turón. Durante horas, la zona alta estuvo totalmente incomunicada. "Se nos está cayendo el concejo", llegó a decir el alcalde, Aníbal Vázquez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve