12 de agosto de 2019
12.08.2019

Las trabas a los inmigrantes para encontrar vivienda: "Yo solo alquilo a españoles"

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca denuncia que muchos propietarios no arriendan a extranjeros y los abocan a la "infravivienda"

12.08.2019 | 02:09
Una infravivienda, alquilada en 150 euros al mes, en Turón.

-Verás, es que yo solo alquilo a españoles.

Con esta respuesta se encontró Mihaela (nombre figurado) cuando buscaba piso. Es inmigrante, de Rumanía, y vive en Mieres. Trabaja con contrato indefinido en hostelería. Es uno de los muchos casos que ha atendido en los últimos meses la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Asturias. Miguel Ángel García, uno de los portavoces de la entidad, evita la palabra racismo y dice que son las "trabas" que encuentran los inmigrantes cuando buscan vivienda en el mercado libre: "Es cierto que les cuesta más encontrar, es verdad que algunos arrendadores no quieren inmigrantes y están abocando a los extranjeros a la 'infravivienda'".

El presidente de la asociación pro inmigrantes "Intervalo", Benjamín Braga, denunció hace unos días -en una entrevista concedida a LA NUEVA ESPAÑA- que "si un extranjero llama para alquilar una casa, el 99 por ciento de las veces lo rechazan". En la PAH lo confirman, y añaden que va a más: "El acceso a la vivienda para los vecinos de procedencia extranjera es más difícil desde el inicio de la crisis".

No todos los propietarios son tan directos como lo fueron en el caso de Mihaela. "Hay muchas veces que los propietarios no perciben el acento extranjero por teléfono y quedan para enseñar la casa a una persona", explica Miguel Ángel García. Es cuando ven al futuro inquilino, si el color de la piel o los rasgos son diferentes a lo que esperaban, cuando aparecen los rodeos.

"Es que ya lo tengo alquilado". "Es que no está listo para entrar a vivir". "Es que es muy grande para lo que tu necesitas". Son, según Miguel Ángel García, excusas de mal pagador. "Hay prejuicios y los sufren estos colectivos. Quien diga que no es cierto, miente. Nosotros llevamos mucho tiempo viéndolo", afirma. Al inicio de la crisis, recibían muchas llamadas de inmigrantes pidiendo ayuda. Ahora el número se ha equilibrado y están "al cincuenta por ciento" de peticiones de españoles y extranjeros. "No es porque el problema se haya solucionado, ya que nos encontramos con situaciones realmente incómodas, sino que muchos inmigrantes ya se han cansado de buscar en el mercado libre".

Los extranjeros son uno de los colectivos que más sufre el "abuso" de las "infraviviendas". Son casas que no reúnen las condiciones mínimas para estar habitadas -en ocasiones, ni siquiera tienen luz ni agua- y que se alquilan a un precio solo un poco más bajo que las casas "tradicionales" del mercado libre. ¿Cómo lo consiguen? Rebajando los requisitos y aprovechándose de la difícil situación de algunos vecinos: "Es bastante común que no pidan una nómina o que no reclamen una fianza. Así, los que no pueden acceder por los métodos tradicionales, se ven abocados a recurrir a estas casas que no deberían de estar habitadas bajo ningún concepto", señala Miguel Ángel García.

El último caso conocido de "infravivienda" en Mieres fue el de una mujer que vive en Turón. Paga 150 euros mensuales de renta y la casa se está literalmente cayendo: una de las paredes, donde ella tiene el tendedero, ya se ha derrumbado. Tampoco puede tener electrodomésticos, porque el suministro eléctrico no lo resiste. Presentó un escrito denuncian su situación, a través de la PAH, en el Ayuntamiento en junio. Aún no ha recibido ninguna respuesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve