28 de agosto de 2019
28.08.2019

La caída del "nidito de amor" de Alfonso VII

Los vecinos exigen las obras para salvar la torre de Soto, que pudo ser el escenario del idilio entre el monarca y doña Gontrodo

28.08.2019 | 01:27
La torre de Soto, en ruinas.

Dicen en Aller, mitad historia mitad leyenda, que Alfonso VII y doña Gontrodo "cortejaban" en la torre de Soto. Los hay que van más allá y aseguran que, en una de sus estancias, fue concebida doña Urraca, la primera reina de Asturias. Qué injusto ha sido entonces el tiempo con ese monumento medieval: de "nidito de amor" del monarca, a ruina con los días contados.

La construcción, declarada Bien de Interés Cultural (BIC), ya no parece una torre. Solo queda uno de sus muros en pie y el tiempo corre en su contra. Los vecinos de la zona aseguran que está "a un paso" de convertirse en una ruina total. Y exigen a las administraciones -gobierno local y regional, ambos del PSOE- que inicien ya las labores para frenar su caída imparable. El grupo municipal del PP recordó ayer que hay 170.000 euros reservados para acometer una obra subsidiaria.

Durante décadas, la torre se levantó inmensa sobre la localidad de Soto. Forma parte, incluso, del escudo de Aller. Y durante años fue la "estrella" de las visitas guiadas durante el verano en el concejo. Pero la torre empezó a desprenderse y comenzaron los problemas. Eran años de posibilidades económicas y el Ayuntamiento negoció su compra con una partida de fondos mineros. También hubo un hostelero inglés interesado en adquirirla para convertirla en un alojamiento rural. Ninguno de los planes prosperaron: "Aquí se quedó, sin que nadie mirara para ella", claman los vecinos.

Hace dos años, volvió al punto de mira. La decadencia de la torre ya era tan evidente que el Ayuntamiento inició los trámites para acometer una obra subsidiaria. Es decir, la Administración local -en colaboración con el Principado- abordarían las obras necesarias para su mantenimiento, y luego reclamarían los costes a los propietarios del monumento.

Otra vez problemas. No hubo acuerdo con los dueños de la torre porque los propietarios de la mitad del inmueble están ilocalizables. El otro dueño, que se puso en contacto con LA NUEVA ESPAÑA recientemente, está dispuesto a regalarla porque no puede hacerse cargo del mantenimiento. Entre tanto, los vecinos están alerta porque temen que el único muro que queda en pie se caiga de un día para otro.

La reclamación

Es por eso que, ayer, se pusieron en contacto con el grupo municipal del PP. "Es nuestro deber solicitar al gobierno local (PSOE) que cumplan con su compromiso de ejecutar las obras de la torre de Soto", señaló el concejal Juan Antonio del Peño. El edil destacó que "se han reservado ya partidas para esta actuación". En concreto, según explicó, 30.000 euros del Ayuntamiento para la limpieza del entorno y 140.000 euros de la Consejería de Cultura para su conservación.

"Solicitamos al nuevo gobierno local y a la actual Consejería que sumen fuerzas para evitar la caída de la torre de Soto. Han pasado ya tres meses y, durante este tiempo, poco o nada hemos sabido de cuándo comenzarán las labores", señaló Juan Antonio del Peño. Desde su punto de vista, "es triste y vergonzoso que esta joya patrimonial haya llegado a este estado límite". Pocos recuerdan en el pueblo aquellos años de esplendor. Cuando la torre era redonda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve