08 de septiembre de 2019
08.09.2019

Escritor novel a los 83 años

Mariano Mangas Álvarez, jubilado de la mina, edita un libro con sus poemas y relatos como recuerdo para su familia

08.09.2019 | 01:41
Mariano Mangas, con su libro "Con olor a carbón".

Un pasado de mina, de carbón, de martillos y de oscuras profundidades en el interior de la tierra. Un pasado de inquietudes literarias. También de duros momentos por una enfermedad. Y ahora, un presente de poesía y relatos. Ese es Mariano Mangas Álvarez, un hombre que acaba de sacar su primer libro de poemas y relatos para dejárselo como legado a su familia. Lo ha hecho junto a su hija, Helena Mangas, que ha sido la encargada de ilustrar cada escrito de la publicación. Mieres cuenta con un escritor novel de 83 años.

Mariano Mangas nacía en Valladolid hace más de ocho décadas. Y como tantas otras, su familia se trasladó al Principado de Asturias en busca de un futuro mejor y un trabajo en las decenas de pozos mineros. Recaló en Mieres. Con 14 años, este hoy ya mierense de sentimiento y condición, entraba a la mina para ganarse el pan. A sus espaldas, pocos años en el colegio, que le sirvieron para aprender a leer, a escribir, y a despertar en su interior inquietudes que durante su periplo vital ha ido despachando. Y un gusanillo, el de la literatura, que dejó aparcado durante años para retomarlo una vez jubilado. "Siempre me gustó mucho leer, y cuando tuve tiempo, también me dediqué a escribir", explica el hombre, que muestra una vitalidad ejemplar, pese a las secuelas del paso del tiempo y las enfermedades.

Y es que la vida de Mariano Mangas no ha sido fácil. A principios de los 90, le detectaron una enfermedad en el oído. Pasó por muchos especialistas. Y tuvo que soportar hasta cuatro operaciones, alguna de ellas en Suiza, para tratar de curarle. Lo lograron, pero esas intervenciones quirúrgicas le dejaron secuelas, como una parálisis en la parte izquierda del cuerpo. Aún así, Mariano Mangas no ha dejado de escribir. Y ahora, después de peinar canas, ve como sus obras están negro sobre blanco. Y acompañadas de los dibujos hechos por su hija Helena, que también fue una de las personas que se empeñó en que Mariano plasmase sus poemas en un libro.

Mariano Mangas explica que "para mí esto era una afición, y nunca he escrito ni poemas ni relatos con la intención de que se publicaran". Lo corrobora su yerno, Ramón Quirós, uno de los ideólogos de que "Con olor a carbón", que así se titula la publicación, pudiera editarse. "Encontramos por casa muchos manuscritos de Mariano, y tras leerlos pensamos que sería muy buena idea publicarlos, ya no con fines comerciales, sino como legado para sus nietos o bisnietos", indica Ramón Quirós. A su lado, da su conformidad a la afirmación asintiendo la cabeza Mariano Mangas, que también confiesa que la tarea de seleccionar los escritos fue ardua.

El libro, autoeditado y del que se han tirado dos centenares de copias para la familia y para repartir entre amigos o en instituciones, es un repaso a la trayectoria vital de Mariano Mangas, muy ligada a la mina, pero también al día a día que le rodeaba. Veinticuatro poemas y trece relatos en 80 páginas. Y las ilustraciones de su hija Helena. "Me siento muy orgulloso de haber podido hacer esto con mi hija", dice el autor, para acto seguido insistir: "Y eso que yo no quería que se publicaran". Lo deja claro en el apartado de agradecimientos de "Con olor a carbón", y también su hija en el prólogo. "Pero era una pena que estos textos fueran a perderse", matiza rápido Ramón Quirós.

Pocos serán, seremos, los afortunados que tengan la oportunidad de leer unas líneas que han salido desde el interior, desde el de un pozo, desde el de un corazón. Mariano Mangas no es un escritor cualquiera. Es un minero con pluma. Es un poeta novel a sus 83.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve