11 de septiembre de 2019
11.09.2019

Las trabas para comercializar carne y huevos frenan la expansión de la pita pinta

Los criadores afirman que más de la mitad de los ejemplares de la raza autóctona están sin censar, lo que hace que siga en peligro de extinción

11.09.2019 | 02:04
Por la izquierda, Delia Campomanes, Luis Ángel Vázquez Maseda, Emilio Martínez y Rocío García.

Cada vez son más los criadores de pita pinta, pero esta raza autóctona sigue en peligro de extinción. Así lo establece el Ministerio al estar censados no muchos más de 9.000 animales. La Asociación para la recuperación de Pita Pinta Asturiana (ARPPA) estima, pese a todo, que la existencia de una gran bolsa de ejemplares sin censar hace pensar que un recuento más ajustado a la realidad sacaría a la pita pinta de la lista de especie amenazadas. "Es muy posible que el número de animales sin controlar supere la cifra de diez mil", explica Emilio Martínez, presidente del colectivo de criadores, que durante esta semana organiza en Santullano la tercera edición de la Exposición Avícola del Caudal. Los profesionales aseguran que las trabas administrativas impiden que tanto la carne como los huevos de pinta de pinta se puedan comercializar a gran escala, llegando al público generalista a través de los grandes supermercados.

"Todo lo que se produce actualmente se vende. Pero hablamos de una oferta pequeña que se queda en manos de los propios criadores y de carnicerías que apuestan por la alta calidad", remarca Emilio Martínez. "Salvo algún caso aislado, los criadores nos dedicamos a la exposición, pero hay mucho potencial para poder llegar a restaurantes y cadenas comerciales", remarca el presidente de ARPPA. Ahora bien, la pita pinta se encuentra atrapada en un círculo vicioso. Las pequeñas explotaciones cubren sus necesidades y el mercado no genera demanda ni da las facilidades para que sea viable la expansión del sector: "Tanto la carne como los huevos de esta especie pueden perfectamente tener cabida en los grandes supermercados como productos de alta calidad, pero actualmente no es viable", apunta Martínez. Los responsables de ARPPA apuntan que el grueso de criadores trabajan con un código de explotación vinculado a la exposición y al ocio: "La administración exige muchos requisitos para poder abordar una comercialización de venta al por mayor, estableciendo unos requisitos difíciles de alcanzar en explotaciones pequeñas".

Además de los impedimentos de orden administrativo, están los inconvenientes que genera las exigencias relacionadas con la alta exigencia de calidad. Un pollo de pita pinta puede necesitar nueve meses para alcanzar un peso próximo a los 3 kilogramos." Los ejemplares industriales llegan a los seis kilos en la mitad d e tiempo", subraya Martínez. Según los estudios que manejan los criadores, los huevos contienen casi la mitad de colesterol. Una pita pinta puede poder de media unos 220 huevos al año. "Una ponedora industrial trabajada genéticamente puede poner más de 400 , pero duran un año. Las nuestra pueden poner durante cinco o seis años".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve