17 de noviembre de 2019
17.11.2019

María José Llaneza: "Los paisajes de viñedos están fuertemente humanizados"

La química ofreció en Mieres la charla "El ciclo de la vid", basada en los viajes de turismo enológico que ha realizado junto a su marido

17.11.2019 | 00:49
María José Llaneza, durante su charla en Mieres.

Un viaje por cuatro continentes y más de cincuenta bodegas fue la propuesta de los químicos María José Llaneza y Francisco López, montañeros y grandes viajeros, en la charla y proyección titulada "El ciclo de la vid", organizada por la Asociación Cultural "Camín de Mieres", que contó con la colaboración del Ayuntamiento de Mieres y el CLUB LA NUEVA ESPAÑA de Las Cuencas.

"Escogimos el mundo del vino y lo hemos adaptado a nuestra pasión por viajar", anunció Francisco López en la presentación. La tarea explicativa corrió a cargo de María José Llaneza, que guió a la audiencia en un recorrido por las cuatro estaciones del año, la evolución de la vid y la actividad en las bodegas.

"Los paisajes de viñedos están fuertemente humanizados y podemos encontrar desde fortalezas medievales a construcciones de vanguardia", afirmó Llaneza, que, junto a su esposo, han hecho del turismo enológico su gran afición.

La explicación fue complementada con abundante material fotográfico que mostraba los cambios que experimenta la vid, desde su poda en invierno a la vendimia en otoño, pasando por el crecimiento y la floración de la primavera y el proceso de maduración del verano. Asimismo, el público pudo ver una gran variedad de bodegas, tanto españolas como de lugares tan lejanos como Armenia, Perú o Sudáfrica, mientras la ponente detallaba las características propias de cada una de ellas y los diversos modos de trabajo que los agricultores de cada zona utilizan para cosechar las uvas.

"Lo maravilloso del mundo del vino es que cada decisión conduce a distintos resultados, que no tienen por qué ser mejores ni peores, sino simplemente diferentes", señaló Llaneza. Por la pantalla pasaron imágenes de grandes bodegas, pequeñas instalaciones, construcciones clásicas convertidas en monumentos, edificios vanguardistas, todo ello como demostración de la variedad existente en la actividad vinícola.

Asimismo, la ponente explicó la pluralidad de viñedos existente, desde el cultivo emparrado a la agricultura "heroica" en terrenos escarpados, pasando por las grandes extensiones castellanas, además de otro tipo de cultivos de las diferentes zonas del mundo.

"El turismo enológico permite conocer qué y por qué se hacen determinadas cosas en un lugar y cuáles son los resultados, en forma de la gran variedad de vinos existente", dijo María José Llaneza, que reseñó la positiva evolución habida en las cooperativas vinícolas españolas, en las que actualmente se elaboran productos de gran calidad.

"Las grandes inversiones económicas han vuelto a concentrarse en el campo, en la calidad de las plantas y la tierra, cuando anteriormente el esfuerzo se volcó en las instalaciones", señaló la ponente, que hizo hincapié en la importancia de las bodegas como focos turísticos, existiendo muchas ya con hotel y restaurante. "Además, se albergan notables colecciones artísticas; hay mucho arte guardado en las bodegas".

Por último, Llaneza y López hicieron referencia a la influencia del cambio climático y el calentamiento global. "En la actualidad existen plantaciones a unas alturas que estaban consideradas imposibles para la actividad y hay países de los considerados fríos en los que hoy se produce vino", concluyeron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve