Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La conservación del espacio protegido

Las matas de castaño de Las Ubiñas están en peligro por la presencia de "avispilla"

Es la plaga "más preocupante", según los expertos, aunque la especie también está afectada por las enfermedades de la tinta negra y el chacro

Un agricultor muestra un puñado de castañas.

Un agricultor muestra un puñado de castañas. LUISMA MURIAS

Las matas de castaño del parque natural de Las Ubiñas están en peligro. La especie está afectada por varias enfermedades y la Administración regional, afirman los expertos, no está tomando las medidas necesarias. La que más preocupa es la plaga de la "avispilla", un insecto que afecta a la hoja

"Estamos en el mismo punto que hace unos años, o quizás peor", aseguró el decano del Colegio de Ingenieros Forestales y técnico de Medio Ambiente en Lena, David Barraso. El problema de la "avispilla" ya aparecía en un informe editado por la Agrupación para el desarrollo sostenible y la promoción del empleo rural (Adesper), en el año 2017. Este insecto asiático puede provocar la muerte de los árboles. "Es el problema con mayor incidencia", afirmó Barraso. Y no es fácil de combatir. "Los medios de control no son muy eficaces, pero pasan por la quema y la poda de las ramas infectadas". Medidas que tendría que asumir la Administración regional, ya que requieren de un amplio plan de actuación en manos de técnicos especializados. Es la amenaza más grave, pero no la única.

En Las Ubiñas se han detectado también casos de la enfermedad de la tinta y la enfermedad del chancro. La primera afecta "gravemente" al castaño. Es producida por el hongo "Ficomiceto Phytophtora Cinnamoni Rands", tiñe las raíces de negro y las pudre. Las hojas también cambian de color.

La enfermedad del chancro afecta a la parte aérea de los árboles. Los principales síntomas son hojas secas y pegadas a las ramas. También enrojecimiento de las corteza y aparición de secreciones de color blanquecino o amarillento. Es, afirman los expertos, "muy dañina". La única buena noticia es que esta última afección parece estacionada: "No se detectan nuevos casos e, incluso, algunos árboles están respondiendo con cepas hipovirulentas", señaló Barraso. Es decir, se curan a sí mismos.

La intervención es "imprescindible", afirmó el técnico de Medio Ambiente. Desde el Ayuntamiento de Lena, dentro de sus competencias, han tomado medidas para que las enfermedades del castaño no avancen en el parque. Una de ellas fue la convocatoria de cursos para agricultores y vecinos. En los talleres, aprendieron algunas técnicas para la mejora de las matas de castaño y su correcto cuidado: "Así intentamos garantizar la buena conversación, al menos, de las hectáreas que están en manos de particulares".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats