Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hospital de Mieres rompe barreras

El Álvarez-Buylla apuesta por la accesibilidad y estrena dos aseos para pacientes ostomizados, a los que se les facilita el cambio de las bolsas

El nuevo bloque instalado en uno de los baños del Hospital Álvarez-Buylla de Mieres. H.V.A.B.

El Hospital Álvarez-Buylla de Mieres vuelve a ser pionero en la región. Si fue el primer centro en instalar una bañera para ayudar en el proceso de dilatación en los partos, ahora también ha sido el primero de Asturias, junto al HUCA, en ofrecer otro servicio para determinados pacientes del centro sanitario. Se trata de unos baños adaptados para personas ostomizadas, es decir, que hayan sido operadas de cáncer de colon y tengan una bolsa donde se depositan sus heces. Las obras han superado los diez mil euros de inversión, incluyendo el IVA.

Los responsables del hospital mierense explicaron que hace unos meses surgió la idea de poner este tipo de baños después de ver como estaban funcionando en Galicia, comunidad que ya los había instalado. En este caso, según detalló Raimundo Álvarez Ordiales, director del centro mierense, "hemos adaptado dos aseos públicos para que estos pacientes tengan más sencillo poder utilizarlos y les sea más fácil poder cambiar su bolsa". Se ubican en una sala de espera de la primera planta, la más próxima a las consultas de cirugía y digestivo, que son las especialidades más visitantes por los para pacientes ostomizados.

Desde el departamento técnico, la jefa de Ingeniería y Mantenimiento del hospital, María Simón, señaló que "la adaptación de estos aseos públicos consiste en instalar un aparato sanitario exclusivo, tipo inodoro situado a la altura adecuada para la estoma -la bolsa donde se depositan los excrementos-, es decir, a unos 80 centímetros del suelo". Además, el sanitario está dotado de un punto de agua de ducha higiénica para realizar el lavado de la bolsa.

Los baños, uno para mujeres y otro para hombres, también cuentan con un dispensador de jabón y de papel higiénico, una encimera para realizar el cambio de la bolsa o bien apoyar materiales. Además, se ha colocado un espejo y un colgador, de forma que se pueda facilitar al paciente que tenga la mejor visión para colocarse de nuevo la bolsa de irrigación. El único trabajo que queda pendiente es el de colocar la señalética adecuada para que los pacientes identifiquen cuales son esos baños, si bien a las personas ostomizadas que van pasando por la consulta ya se les va informando de este nuevo servicio.

El Álvarez-Buylla ya tiene estos baños operativos, cuya adaptación también se ha desarrollado en el Hospital Universitario Central de Asturias -HUCA-, si bien la idea partió del centro mierense.

Un nuevo servicio, por tanto, que viene a sumarse a la amplia cartera de especialidades y tratamientos que ofrece, junto al citado HUCA, el hospital más moderno de la región.

Compartir el artículo

stats