DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En Turón el campeón es el recogepelotas

El equipo de fútbol mierense recauda fondos para erigir una estatua al popular Lolín tras 60 años colaborando con el club

El popular recogepelotas, con tres canteranos.

El popular recogepelotas, con tres canteranos.

En las inmediaciones de muchos recintos deportivos se han erigido imponentes esculturas como tributo a quienes en estos escenarios realizaron algún tipo de hazaña. Se trata de atletas indomables, de fieros competidores o de lúcidos estrategas. Los accesos al pabellón United Center de Chicago están presididos por una espectacular silueta de Michael Jordan, el mejor jugador de baloncesto de la historia. Más cerca, en El Molinón, está inmortalizado el irrepetible Manuel Preciado. En Turón también tienen un referente cuya dimensión dentro de este histórico club mierense merece ser inmortalizada con una escultura. Se ha iniciado una cuestación popular para obtener los 12.000 euros necesarios para dar forma al proyecto.

En Turón pretende homenajear a quien nunca le ha fallado al club. No ha sido dirigente, ni entrenador, ni tampoco jugador, pero ha tocado más balones que nadie. Le ha dado a la entidad todo lo que tiene y lo ha hecho siempre con entrega, durante toda una vida, más de medio siglo. Es Lolín, el recogepelotas. "Claro que me hace ilusión que me coloquen un muñeco en la entrada del campo, pero lo que yo quiero de verdad es que me dejen seguir ayudando".

José Manuel Fernández tiene ya 73 años, pero sigue cada día acudiendo a los entrenos del Turón, en todas sus categorías, para recoger los balones y echar una mano en todo aquello que se le pida. Lo lleva haciendo desde los 15 años y siempre transmitiendo una contagiosa alegría. Ha enseñado a cientos de jóvenes futbolistas que se pueda estar cansado, "pero jamás derrotado". Una lección de vida que ahora "su" club le quiere reconocer.

"Hemos intentado darle un poco el relevo, pero sin esto no puede vivir", explica Manuel Antonio González, directivo de la entidad mierense. Lolín lleva ya casi seis décadas colaborando con el Turón: "Va a todos los entrenamientos y está presente en todos los partidos del fin de semana", destacan los responsables del equipo.

Calzado con sus botas de cala alta de pescador y con su vieja sacadera en la mano, sigue metiéndose en el río para sacar los balones que superan la valla. "Aunque se conserva muy bien, ya tiene una edad y ahora cuando oscurece le prohibimos tajantemente que entre en el agua, ya que puede sufrir un accidente", explican los directivos. Con todo, el infatigable recogepelotas se escurre a la mínima como un extremo por la banda. "Estoy para ayudar", replica Lolín cada vez que "pesca" un balón.

José Manuel Fernández está actualmente jubilado tras haber desarrollado su vida laboral en la Fundación Laboral de Minusválidos Santa Bárbara (Fusba) de Hunosa. Su estrecha y larga vinculación al Turón ha desembocado en un generalizada simpatía y cariño.

"A Lolín lo conocen en toda Asturias, es una institución dentro del fútbol regional", destaca Manuel Antonio González. La intención del Turón es colocar una escultura a tamaño real del querido recogepelotas en los accesos al Fernández Felgueroso. Está en marcha una cuestación popular (ES75 0081 5512 9400 0112 0816) y se están recogiendo donativos. El coste asciende a 12.000 euros. "Con los balones que ha recuperado todos estos años seguramente habrá ahorrado al club más que esa cantidad", matizan sus amigos. Si todo va bien, Lolín vigilará para siempre el Fernández Felgueroso.

Compartir el artículo

stats