03 de abril de 2020
03.04.2020
La Nueva España

Fallece Fausto Sánchez, histórico comunista y figura clave de la lucha antifranquista

El secretario general del PCE mostró el "reconocimiento inmenso y el agradecimiento" de toda la militancia "al trabajo de nuestro camarada"

03.04.2020 | 01:31
Fausto Sánchez García, en un acto celebrado el pasado mes de octubre.

Debido a las restricciones derivadas del estado de alarma, se fue sin funeral ni homenajes, aunque seguramente tampoco los hubiera querido, porque "era un hombre discreto que nunca quiso figurar", según recuerdan sus compañeros de partido. Fausto Sánchez García, histórico dirigente comunista langreano y una de las figuras clave del partido en la clandestinidad, falleció a los 91 años dejando detrás una dilatada trayectoria de lucha contra la dictadura franquista. Era el militante más veterano del PCE de Langreo, organización a la que perteneció de forma ininterrumpida desde 1948.

Nació en Riparape el 10 de abril de 1928: desde muy joven comenzó a trabajar como minero y pronto entró en contacto con el Partido Comunista, al que se afilió con veinte años. Participó en protestas en el pozo María Luisa y el pozo Fondón y también repartió propaganda contra la dictadura. Su lucha política provocó que pasara por la cárcel en dos ocasiones y también forzó su exilio. Estuvo en la entonces Unión Soviética, en Hungría, Chequia y, sobre todo, en Francia y Bélgica.

"Regresaba en ocasiones de forma clandestina para transmitir las directrices de la dirección del partido en el exilio y se ocupaba de reorganizar el Partido Comunista en Asturias cada vez que su cúpula era descabezada", relata Alejandro López, secretario de los comunistas langreanos, que añade: "Ocupó cargos de relevancia, pero lo hacía por su compromiso con el partido porque nunca quiso notoriedad. De hecho, cuando llegó la democracia a España se quedó siempre en un segundo plano". En el exilio llevó durante algún tiempo el centro social del Club Federico García Lorca de Bruselas hasta que, en 1968, decidió volver a España al quedar embarazada su mujer. Querían tener a la niña en Asturias y regresaron a Sama, donde residió hasta su muerte.

Quienes le conocieron destacan de Sánchez su generosidad, humanidad y compromiso ideológico, que nunca perdió. Participó activamente en las movilizaciones del 15-M y en todo el movimiento social que se generó después. Fuera de la política, también tuvo una implicación destacada en la sociedad de festejos y en la asociación vecinal de su Riparape natal.

El secretario general del Partido Comunista de España, Enrique Santiago, se puso ayer en contacto con la dirección de la formación en Langreo para que trasladase a los militantes y a la familia de Sánchez "el reconocimiento inmenso y el agradecimiento de todo nuestro partido y de todos los comunistas de este país al trabajo y a la dedicación que a la causa del socialismo tuvo en toda su vida el camarada Fausto".

En el homenaje que le tributaron sus compañeros de partido en octubre del pasado año, se leyó una carta de Sánchez que retrata su ideas: "Todo lo que me correspondió hacer a mí formaba parte de una lucha colectiva en la que yo solo fui un eslabón más de una cadena histórica larga y potente sostenida por el Partido Comunista de España".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook