Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Centro de Nanotecnología ha ocupado la mitad de sus diez nuevos laboratorios

El objetivo de los "open labs", en marcha desde finales del pasado año, es fomentar la colaboración entre investigadores públicos y de empresas

Uno de los nuevos laboratorios del Centro de Nanotecnología de El Entrego.

La mitad de los diez nuevos laboratorios del Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología (CINN) -destinados a facilitar la colaboración en materia de innovación entre el organismo público y empresas- ya están ocupados. Tres de ellos con firmas ya asentadas físicamente y otros dos pendientes de formalizar un desembarco que quedó paralizado por la epidemia de coronavirus. Las nuevas dependencias se han puesto en marcha en un espacio hasta ahora sin uso en el que se han habilitado diez áreas delimitadas para nuevos laboratorios.

Los grupos mixtos de investigación y de desarrollo de productos funcionarán a través de los denominados "open labs", que tendrán la duración que tenga el proyecto. La estimación es atraer a unos 25 investigadores de empresas privadas con esta ampliación. "Con todo el tema de la pandemia se paró, pero teníamos ocupados tres laboratorios y muy avanzada la ocupación de otros dos con empresas que iban a venir de forma inminente. El problema es que hasta que esto se normalice un poco no se pueden planificar equipamientos e instalaciones, pero lo cierto es que sí se estaba avanzando a buen ritmo en lo que es la ocupación", explicó Adolfo Fernández, director del CINN.

El objetivo de los "open labs" es potenciar la colaboración entre investigadores del CINN y de empresas privadas. En los nuevos laboratorios ya se ha instalado, entre otras firmas, la división de innovación y desarrollo de Nanoker, spin-off del CINN dedicada a desarrollar materiales especiales cerámicos. También ha desembarcado el grupo empresarial taiwanés Hsin Chong, uno de los líderes asiáticos en el sector de la fabricación de piezas para automóviles.

La ampliación de las instalaciones, ejecutada el pasado año, permitió acondicionar 480 metros cuadrados más en la tercera planta del edificio TIC para los 'open labs'. Estos laboratorios permiten poner en común, durante un período determinado de tiempo, medios humanos y materiales dependientes de organismo público de investigación (en este caso el CINN), con el objetivo de potenciar la investigación y la innovación hacia la obtención de productos avanzados. Son grupos mixtos de investigación organizados alrededor del marco de un convenio firmado entre ambas partes, cuyo activo principal es el "know-how" multidisciplinar de sus integrantes.

Los científicos del Centro de Nanotecnología pueden participar en varios "open labs" simultáneamente. Ambos, organismo público de investigación y empresa, son los primeros interesados en encontrar la financiación y ambos cooperarán en las actividades de preparación de propuestas. En el momento en el que el producto sale al mercado, el "open lab" queda disuelto, si bien puede aparecer un nuevo proyecto de desarrollo que interese a ambas instituciones.

Compartir el artículo

stats