Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El barrio de la Mayacina da señales de vida empresarial con el inicio del parque

Los bajos de los edificios comienzan a suscitar interés en parte gracias al impulso de la nueva zona verde que será construida

Alex Brasi, ante su nuevo negocio en la Mayacina.

Alex Brasi, ante su nuevo negocio en la Mayacina.

El nuevo barrio de la Mayacina lleva tomando forma en el centro de Mieres desde hace ya más de una década. El proyecto que debe acabar de dar forma al ensanche urbano de la ciudad es el parque que el Ayuntamiento pretende comenzar a desarrollar a finales de este mismo verano. A pocas semanas de que el proyecto empiece a tomar forma, el desierto comercial que rodea la parcela comienza a mostrar brotes verdes. Un empresario local acaba de desembarcar en una bajo que llevaba dos décadas cerrado. En los próximos días abrirá una cervecería frente al emblemático edificio de la vieja estación del vasco.

Es una realidad contrastable que la Mayacina no ha logrado generar hasta ahora tejido comercial. Ni tiendas, ni bares, ni servicios de ningún tipo, salvo una clínica dedicada a la atención sanitaria. Cuando en 2017 se anunció el proyecto del parque, los empresarios auguraron una paulatina ocupación de bajos comerciales, pero hasta ahora nadie había dado el paso. Finalmente, el ensanche urbano da señales de vida empresarial.

"La intención es abrir un local para todos los públicos con una gran terraza de 25 mesas con vistas al parque", explica Alex Brasi. Este empresario local está convencido de que ha acertado con la ubicación. "No valoramos otra ubicación. En hostelería el sitio es muy importante y esta zona es privilegiada. Estamos junto a una estación mítica para la ciudad y nuestra intención es poder desarrollar en este marco eventos para críos y mayores".

Queda por ver ahora si la culminación del ensanche urbano logra dinamizar económicamente la Mayacina y el citado proyecto no queda en una simple anécdota. "Para los negocios que ya están funcionando en la periferia de la Mayacina será un impulso importante y seguramente se abrirán nuevos establecimientos en algunos de los bajos que llevan cerrados desde la construcción de los inmuebles", apuntan los responsables de la Unión de Comerciantes del Caudal.

De momento, Alex Brasi está convencido de que esta céntrica zona de Mieres sufrirá una gran transformación en los próximos meses. El impulsó su proyecto antes del covid-19, pero ni la pandemia le ha hecho dudar: "Esto no es un proyecto para un mes, ni para un año. Tengo un contrato de 20 años con el local".

Lo bajos de la Mayacina se han estado ofreciendo durante los últimos años a un precio de aproximadamente mil euros el metro cuadrado. La falta de interés ha provocado que las promotoras privadas ofrezcan descuentos del 28 por ciento en los precios. De momento, la demanda ha sido muy pequeña pese a que en el nuevo barrio mierense ya residen cerca de mil vecinos.

El último edificio en construirse ha sido el promovido por el Principado para fomento del alquiler. Sus tres bajos comerciales se han sumado a la bolsa de locales sin vender. Para intentar asignarlos, la dirección general de Patrimonio los ha sacado a subasta pública. Siguen vacíos.

Compartir el artículo

stats