31 de julio de 2020
31.07.2020
La Nueva España

El sanatorio de Bustiello, incluido en la Lista Roja del Patrimonio de España

Hispania Nostra alerta también del riesgo de desaparición de la botica y de la escuela de niñas

31.07.2020 | 01:25
El sanatorio de Bustiello, incluido en la Lista Roja del Patrimonio de España

El sanatorio, la botica y la escuela de niñas, ubicados en el poblado minero de Bustiello, declarado como Bien de Interés Cultural (BIC), han sido incluidos en la Lista Roja del Patrimonio, elaborada por la asociación Hispania Nostra. Esta lista, tal y como explican desde la entidad, recoge cerca de 800 monumentos españoles "que corren el riesgo de desaparecer si no se actúa de inmediato".

La entidad señala que el poblado de Bustiello, en general, "está en excelente estado de conservación y mantenimiento excepto este conjunto situado en la otra orilla del río Aller, que se abandonó y dejó destruir hasta un estado ruinoso ya que no se le dio otro uso". Destacan, además, que "es un poblado minero único en España y Europa, que goza de la calificación de BIC y su arquitectura posee elementos gaudianos" (relativos al estilo de Antonio Gaudí).

Hispania Nostra hace un recorrido sobre la creación del poblado, obra del segundo Marqués de Comillas. La construcción, dirigida por la Sociedad Hullera Española, comenzó en 1890 y finalizó en 1925. El poblado, diseñado por el director de las Minas de Aller, el francés Félix Parent, incluía las viviendas de los trabajadores, una capilla, un sanatorio, escuela para los niños y las niñas, un economato, un casino y un puente.

"Es un claro ejemplo de paternalismo industrial, política social que atiende tanto al bienestar de los trabajadores como a la disciplina, con una táctica de control sobre sus actividades dentro y fuera de la empresa; así, además de mejorar las condiciones de vivienda, salubridad y educación, pretendía alejar a sus empleados de los movimientos más reivindicativos de los sindicatos obreros", destacaron. En 1967, el poblado minero pasó a formar parte del patrimonio de la empresa estatal Hunosa y las viviendas obreras que estaban en arriendo fueron vendidas a sus inquilinos en 1970.

Las influencias constructivas son variadas; se corresponden a las de la época, finales del XIX y principios del XX. Combina la obra de piedra y ladrillo local con la presencia del estilo modernista catalán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook