01 de agosto de 2020
01.08.2020
La Nueva España

Iberdrola impulsa una plataforma para captar empresas tras el cierre de la térmica de Lada

El Ministerio para la Transición Ecológica autoriza la clausura de la central de carbón langreana, cuyo desmantelamiento finalizará en cuatro años y medio | La compañía plantea un proyecto de reciclaje de cenizas y destina 100 millones de euros a cuatro parques eólicos y 300 millones a pedidos a firmas asturianas

01.08.2020 | 01:43

El cierre de la central térmica de Lada ya tiene el visto bueno del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Con esta autorización Iberdrola, propietaria de la planta, puede iniciar el desmantelamiento de la última de sus térmicas de carbón en el mundo. Desde 2001 la compañía ha cerrado diecisiete centrales de carbón y fueloil, las dos últimas en España, en Velilla (Palencia) y Lada (Langreo).

La eléctrica solicitó formalmente el 14 de noviembre de 2017 el cierre de las instalaciones langreanas, que tienen más de setenta años. Con la autorización del Gobierno central concedida, la compañía ha anunciado que actuará en Asturias en tres ámbitos: más inversiones en renovables, apoyo a la generación de empleo a través de la generación de oportunidades y contratos a la industria local y nuevos proyectos de innovación.

Días atrás suscribió en Avilés contratos con seis empresas asturianas por valor de 200 millones de euros y desarrolla cuatro parques eólicos en la región, con los que triplicará su capacidad renovable instalada hasta ahora. A esto se unirá, destaca Iberdrola, la creación de una Plataforma de Innovación Ciudadana para canalizar "iniciativas de emprendimiento vinculadas a la innovación para la transición energética" y un proyecto de valorización de recursos mediante el reciclaje de cenizas, escorias y yesos para transformarlos en "nuevos materiales para la construcción".

Iberdrola aseguró recientemente que trabajaba en alternativas para la región como contrapartida al cierre de la térmica de Lada. La Plataforma de Innovación Ciudadana incluida en el plan de recuperación verde de la compañía para Asturias tiene como objetivo "transformar la zona en un espacio de experimentación avanzada que incentive a los emprendedores y startups que valoren instalarse en la zona, estudiando opciones de financiación de iniciativas de I+D+i de proveedores locales". Su misión será la de "canalizar iniciativas de emprendimiento, en clave de innovación para la transición energética, que actúen como instrumento acelerador de procesos de colaboración entre la ciudadanía, las entidades públicas y las empresas", sostiene.

La empresa pondrá a disposición de la región un equipo formado por académicos de la ALC-Euskampus-Universidad del País Vasco y la Universidad Politécnica de Madrid, integrados en el EIT Climate-KIC, una red de conocimiento e innovación, dependiente del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología, dedicada a acelerar la transición hacia una economía descarbonizada. Las iniciativas a desarrollar en este ámbito incluyen también la promoción de programas formativos y divulgativos, dirigidos tanto a Formación Profesional Dual, como a Institutos y a la Universidad de la región, con el objetivo de mejorar la empleabilidad.

La compañía pretende promover el empleo de jóvenes y profesionales locales con el objetivo de convertirlos en "actores activos de la transición energética a través de diferentes fórmulas". Alude a la firma de convenios con instituciones locales, el programa "Iberdrola U" de emprendimiento joven y actividades de formación en el Campus Iberdrola en soluciones smart, relacionadas con la movilidad eléctrica, el autoconsumo y la climatización.

Su plan de transformación en la región incluirá otros proyectos, entre ellos, uno relacionado con la economía circular, mediante el reciclaje de cenizas, escorias y yesos del vertedero de la empresa, ubicado en Cuturrasu (Langreo) "con el fin de transformarlos en nuevos materiales para el sector de la construcción", apunta Iberdrola. Estas actuaciones, añade, se completarán con más inversiones en el ámbito de la movilidad sostenible, con el despliegue de infraestructura de recarga para el vehículo eléctrico y con el análisis de proyectos de innovación relacionados con nuevas tecnologías, como el almacenamiento y la producción de hidrógeno verde.

Además, los trabajos de desmantelamiento de la térmica de Lada, que se desarrollarán en los próximos cuatro años y medio, permitirán "dar continuidad a la colaboración con proveedores locales, cuya involucración en estas tareas asociadas representará un volumen superior al que mantienen en la actualidad".

La eléctrica vasca suscribió la pasada semana contratos con seis empresas asturianas (Windar, Tensa, Isotrón (Grupo Isastur), Gonvarri Solar Steel, Asturmadi Reneergy y Asturfeito) para nuevos proyectos renovables y el despliegue de redes eléctricas inteligentes. Estos proyectos, indica la compañía, "capacitan a las empresas asturianas para participar en el desarrollo de sectores de futuro en España y los mercados internacionales y permiten la generación de miles de empleos en la región". Estas adjudicaciones, junto al contrato materializado hace un mes con Windar, representan pedidos cercanos a los 200 millones de euros y "multiplican por cuatro" la media de compras a proveedores asturianos realizada por la compañía anualmente. En los últimos 18 meses, los contratos adjudicados por Iberdrola a empresas locales se han acelerado, hasta elevarse a 300 millones de euros, comenta la compañía.

Alude también al impulso de nuevas inversiones en proyectos eólicos en la región. Desarrolla cuatro parques en el occidente, que suman un total de 130 Megavatios (MW) de potencia. La inversión destinada al desarrollo de estos proyectos se eleva a más de 100 millones de euros y permitirá generar empleo para 1.200 personas durante la construcción, calcula la empresa. Son los parques de Cordel-Vidural (37 MW), ubicado entre los municipios de Navia, Valdés y Villayón; Capiechamartín (34 MW), entre Tineo y Valdés; Verdigueiro (36 MW), entre Tineo y Villayón, y Panondres (21 MW) entre Villayón y Valdés.

El Principado, el Ayuntamiento de Langreo y los sindicatos pidieron, tras presentar la empresa la solicitud de cierre de la térmica, proyectos alternativos que generaran empleo en el propio concejo. La plantilla de la térmica ha adelgazado en los últimos años, de 147 a 55 empleos directos desde 2013. Los empleados afirman que su situación es de "total incertidumbre".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook