Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El convenio para acabar el soterramiento, sin firmar tras tres años con el túnel hecho

El documento fue aprobado por el Adif, el Ayuntamiento de Langreo y el Principado, pero falta rubricarlo para instalar la vía y urbanizar el terreno

El tren circula junto a la zona donde se acometieron los trabajos, con la estación de La Felguera a la izquierda. Fernando Rodríguez

La firma del convenio que permitirá culminar las obras del soterramiento de las vías de la antigua Feve en Langreo se hace esperar. Cuando faltan tres meses para que se cumplan tres años desde que concluyó la construcción del falso túnel y de las nuevas estaciones de La Felguera y Sama, la segunda fase aún no ha podido iniciarse. Falta que el Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), el Principado y el Ayuntamiento de Langreo suscriban el nuevo convenio para que se pueda licitar la instalación de la superestructura ferroviaria (vías, catenaria y señalización) de unas obras que comenzaron a finales de 2009.

Un trámite que todavía no se ha realizado, según confirmó el Adif. El documento ya tiene el visto bueno de las tres administraciones. El Ayuntamiento de Langreo fue el último en aprobarlo en Pleno, el pasado 10 de junio y previamente había recibido la luz verde del Adif y del Principado. El nuevo convenio permitirá al gestor ferroviario hacerse cargo de la ejecución de la superestructura ferroviaria y a la Consejería de Medio Rural y Cohesión Social, de la urbanización de los terrenos liberados. Unos trabajos que ascienden a cerca de 50 millones de euros que se suman a los 83,3 millones ya desembolsados por el Gobierno regional para construir el túnel y las nuevas estaciones. Pero antes de suscribir el documento, las tres administraciones tuvieron que rubricar la resolución del primitivo acuerdo, de febrero de 2007, por el que el Principado ejecutó el falso túnel. El acuerdo de resolución del anterior convenio fue firmado el 22 de junio por Pedro Saura, secretario de Estado de Transportes; Juan Cofiño, entonces consejero de Infraestructuras; Carmen Arbesú, alcaldesa de Langreo; e Isabel Pardo, presidenta del Adif.

Poco antes de finalizar la primera fase de los trabajos, el Gobierno central, dirigido entonces por el PP, ofreció un calendario para finalizar las obras. Según su planificación, la licitación se produciría en marzo de 2018 para iniciarse la actuación en agosto y que los trenes pudiesen circular por las vías en marzo de 2019. Para ello sería necesario modificar el convenio firmado para ejecutar la obra del soterramiento, indicó el entonces presidente del Adif, Juan Bravo.

Pero las demoras acumuladas por esta obra iniciada en 2009 no acabarían ahí. Al final sería necesario un nuevo convenio y no una modificación del anterior. Pero para llegar hasta la versión definitiva, que está pendiente de la firma, se redactaron cinco documentos diferentes. En dos ocasiones al no firmarse en los ejercicios en los que se redactó se tuvieron que reajustar las anualidades. La oposición mostró sus dudas sobre que la obra pueda ponerse en marcha este año al no haberse puesto en marcha la licitación todavía, lo que volvería a invalidar el convenio. La finalización de la instalación de las vías y las mejoras en la línea por parte del Adif está marcada para 2021 y la urbanización de los terrenos liberados por las obras para 2022.

Compartir el artículo

stats