04 de septiembre de 2020
04.09.2020
La Nueva España

Laviana se mueve por la consulta

Más de seiscientas personas, entre ellas el presidente del Principado, acudieron ayer a votar sobre el nuevo plan de movilidad municipal

04.09.2020 | 01:03

Ni el mismísimo presidente del Principado, Adrián Barbón, quiso perderse ayer la oportunidad de participar en la consulta popular sobre el plan de movilidad diseñada para Laviana. El proceso, que se inició ayer, alargándose hasta hoy a las ocho de la tarde, logró atraer en su primera jornada a alrededor de seiscientos votantes, entre los que se encontraba Barbón, pero también el alcalde, Julio García, y el diputado y secretario general de Foro y vecino de Laviana, Adrián Pumares.

"Es un inmenso placer venir a votar como ciudadano que soy de Laviana en una iniciativa que me parece histórica, pionera, porque es la primera vez que los ciudadanos votan democráticamente un proyecto", destacó el presidente del Principado, que acudió a ejercer su derecho como ciudadano alrededor de las seis de la tarde. Tras votar afirmativamente al proyecto, dio cuenta de lo bien que se había organizado el proceso, donde "el propio Ayuntamiento ha garantizado todas las medidas sanitarias". Las votaciones se realizan en el Centro de Innovación y Desarrollo del Alto Nalón (CIDAN) de Pola de Laviana.

Barbón afirmó, además, que "la ciudadanía reclama implicarse, aquí hace años que nació el Consejo de la Infancia y la Adolescencia en un concepto de construir ciudad, y ellos son partícipes también en el desarrollo y en la búsqueda de fondos para este proyecto, con lo que también son padres de la criatura". Asimismo, destacó que la consulta popular "es un gesto valiente, porque la mayoría absoluta del gobierno local permitiría sacar adelante el proyecto, pero es una iniciativa tan transformadora de la historia de Laviana que han querido que los ciudadanos participen y que sea vinculante".

No guardaba la misma opinión el diputado Adrián Pumares, que acudió al CIDAN unos minutos antes que el Presidente. "Venimos a participar, tal y como nos ha llamado el Ayuntamiento de Laviana en este plan de movilidad cuyo nombre no parece más adecuado", aseguró el forista, destacando que "tiene sus problemas, está bien que se vote esta consulta ciudadana, pero no parece que lo más sensato sea votar cuando el proyecto está definido, la participación debería haber sido mucho mayor, a través de encuestas con los ciudadanos y, en función de su opinión, haber elaborado el proyecto". Para Pumares, la iniciativa "tiene luces y sombras, el carril bici no parece que sea lo más necesario en un lugar como Laviana, pero la principal carencia es no haber contado con los ciudadanos hasta ahora, el único objetivo que tienen es que si sale bien será gracias al gobierno local, y si no, también tendrá parte de responsabilidad la ciudadanía lavianesa".

Sea como fuere, la verdad que los vecinos se mostraban ayer "encantados" de poder dar su opinión en este plan de movilidad, aunque fuese tan simple como responder "sí" o "no". Uno de ellos fue Diego Suárez, quien afirmó que "está bien que tengan un poco en consideración la opinión de todos los vecinos, y por venir aquí e invertir cinco minutos no pasa nada". En cuanto al plan de movilidad, "no lo veo mal del todo, hay cosas que me gustan más y otras menos, pero todo lo que sea mejorar Laviana está muy bien que podamos elegirlo los ciudadanos". Inma del Valle, por su parte, señaló que "es estupendo poder votar, estamos aquí por eso, para ejercer el derecho que nos dan y opinar sobre el proyecto". En general, Del Valle asegura que el plan "me parece bien, aunque hay alguna cosita... y soy usuaria del transporte público, pero bien, todo lo que sea mejorar el pueblo, el concejo, nos beneficia a todos".

El plan de movilidad de Laviana, que sigue "el camino marcado por Europa en cuanto a exigencias de sostenibilidad y reducción de CO2", prevé la peatonalización de calles, la construcción de aparcamientos alternativos y la reordenación del tráfico para tener un "nuevo modelo de ciudad". El proyecto refleja que en la calle Libertad, la arteria comercial de la Pola, los peatones tendrán prioridad sobre los coches, e incluye la modificación del uso del eje formado por las calles Pelayo y Río Cares. Si se aprueba el plan, se mantendrá el tráfico en doble sentido, pero se eliminarían las plazas de estacionamiento en estos viales. Este espacio irá destinado a un carril bici que atravesaría toda la localidad. Se proyectan peatonalizaciones en varias calles y además, se habilitarán 400 plazas de aparcamiento en parcelas de propiedad municipal ubicadas frente al parque.

El Ayuntamiento cuenta con una subvención de 800.000 euros procedentes del Fondo Europeo de Desarrollo regional (Feder), a los que se sumarán otros 200.000 euros de fondos propios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook