05 de septiembre de 2020
05.09.2020
La Nueva España

A prisión un mierense que hirió con una navaja a un joven al que intentaba robar

Se trata del mismo delincuente que sustrajo una furgoneta de reparto en el centro de Mieres en julio y que acabó estrellando en Requejo

05.09.2020 | 00:26
A prisión un mierense que hirió con una navaja a un joven al que intentaba robar

El Juzgado de instrucción n.º 1 de Mieres, a petición de la Fiscalía del Principado de Asturias, decretó ayer el ingreso en prisión comunicada y sin fianza de un hombre como presunto autor de un delito de robo con violencia o intimidación, con utilización de un arma, cometido el 30 de agosto de 2020, hacia las diez y diez de la noche, en Mieres.

El ministerio fiscal solicitó el ingreso en prisión provisional al considerar que existía riesgo elevado de reiteración delictiva, riesgo de fuga y riesgo de atentar contra bienes jurídicos de la víctima. La Fiscalía destacó la gravedad de los hechos, durante los cuales el presunto autor dirigió una navaja al cuello de la víctima, provocándole cortes en cuello, manos y espalda.

El detenido es un viejo conocido de la Policía Nacional de Mieres, autor de numerosos hechos delictivos, que se han visto incrementados en los últimos meses. Los agentes del la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Mieres fueron los que lograron capturar a este hombre, de mediana edad y politoxicómano, que fue puesto a disposición judicial después de su última fechoría.

Este mismo hombre fue el autor, el pasado julio, de un robo que casi termina en tragedia. Su víctima, un repartidor al que robó la furgoneta, mientras realizaba una entrega en la calle Manuel Llaneza. El trabajador, al ver que el vehículo se movía, se lanzó sobre el parabrisas, viendo a un hombre que no conocía de nada subido al volante. Tras arrancar el vehículo, el repartidor salió despedido, y el ladrón le pasó por encima de una mano, provocándole heridas a la víctima, que también sufrió abrasiones y contusiones.

Su fuga no fue muy larga. Estrelló el furgón en una calle de Requejo, donde reside. Los estrechos pasos del emblemático barrio mierense fueron un desafío insuperable para la pericia al volante de este delincuente, que fue detenido poco después.

En agosto, la actividad delictiva de este hombre se acrecentó. Perpetró un asalto en un establecimiento comercial del centro y fue perseguido por un policía fuera de servicio que se encontraba en las inmediaciones.

Posteriormente el mismo hombre fue sorprendido en el interior de un domicilio al que había accedido forzando la entrada, llevándose diversos objetos de la vivienda. Días más tarde se le identificó igualmente como el autor del robo de un teléfono de alta gama sustraído en una peluquería aprovechando un momento de descuido de la dependienta. Igualmente se le imputa el robo en otros dos establecimientos de hostelería del centro de Mieres.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook